DeportivasFútbolInformes especiales

13-1

El 6 de octubre de 1974, hace exactamente 47 años, durante la disputa del Campeonato Nacional de la máxima división de AFA, entró definitivamente en la historia un partido debido al abultado resultado que se registró en el mismo: 13 a 1.

EL NACIONAL

En julio de aquel año, tras el Mundial que tuvo a Alemania como sede, dio comienzo el torneo Nacional con 36 protagonistas divididos en 4 zonas de 9 equipos cada una.

Newell’s Old Boys, campeón del Metropolitano que había finalizado en mayo, integró la zona B junto a River y Talleres de Córdoba, mientras que, a Rosario Central, campeón del Nacional anterior, le tocó la zona A junto a Boca, Belgrano de Córdoba y Estudiantes.

En esta zona, también estuvieron Banfield y Puerto Comercial de Bahía Blanca, equipo procedente de la Liga del Sur, quienes se enfrentaron, por segunda vez en ese mismo torneo al disputarse la duodécima fecha, dado que en la fecha 3 lo habían hecho en Bahía Blanca, con victoria para el Taladro por 4 a 0, y ahora se enfrentarían en cancha de Banfield.

FECHA 12

La duodécima fecha, tercera de las revanchas, deparó encuentros de gran interés con importantes resultados. Central venció a Boca en Arroyito, Newell’s derrotó a River en el Monumental, San Lorenzo superó sin problemas a Godoy Cruz de Mendoza, Racing e Independiente igualaron en el Cilindro de Avellaneda, y el Huracán de Menotti, con todos sus titulares, cayó por 3 a 0 en Mendoza ante San Martín.

De allí que el partido entre Banfield y los bahienses no fuera de los de mayor convocatoria. De hecho, en cuanto a las recaudaciones de los 17 partidos de ese domingo, la registrada en cancha del Taladro, fue la décimo sexta y solo superó a la San Lorenzo de Mar del Plata frente a Chaco For Ever, por apenas $ 148 (ciento cuarenta y ocho pesos) de entonces.

EN BANFIELD

El 6 de octubre, en su cancha y con el arbitraje de Roberto Goicoechea, el Taladro recibió al elenco del Sur de la provincia.

La Volpe; Pipastrelli, Romero, Terzaghi y Giustozzi; Sotelo, Mateos y Flotta; Lanza, Taverna y Roselli, fue la formación local, mientras que la visita, por su parte, salió al campo con: Tolú; Colman, Lugones, Baley y Núñez; Rachi, Dekker y Solís; Jalil, Nani y Romero.

 EL PARTIDO

El partido no fue tal porque hubo un solo equipo en cancha que, dentro de un trámite muy discreto, consiguió sacar el máximo provecho de las facilidades que le otorgaba el rival, especialmente en la explotación de pelotazos lanzados a espaldas de los defensores bahienses, conforme a lo relatado por el enviado de El Gráfico.

Juan Alberto Taverna, el héroe de la jornada, abrió la cuenta a los 5’ mediante la ejecución de un penal, y aumentó 2 minutos después. Lanza marcó el tercero a los 11’ y Roselli puso el resultado 4 a 0 cuando solo se había jugado un cuarto de hora. Ya no era partido.

El local aquietó el ritmo, pero viendo que su rival no reaccionaba, volvió a acelerar. Así apareció “Juanchi” Taverna en toda su dimensión marcando otros tres goles en los últimos quince minutos de la etapa que se cerró con un 7 a 0 para Banfield.

En el comienzo de la segunda etapa, Roselli marcó el octavo y Lanza el noveno. Descontó Rachi sobre los 13 minutos, pero con goles de Roselli y Pipastrelli, el Taladro aumentó el score a la abultada suma de 11 a 1 cuando todavía quedaban 20 minutos por jugar.

El tiempo fue corriendo sin mayores alternativas y cuando restaban apenas 4 minutos, el sueño que Taverna alcanzara el récord de goles en un partido parecía esfumarse.

La historia tenía en lo alto al paraguayo Arsenio Erico de Independiente, Jaime Sarlanga de Boca y Rafael Domingo Moreno de Argentinos Juniors con 6 goles en un partido. A Juanchi le faltaba solo uno para alcanzarlos. Y se le dio.

A los 42’ minutos del partido, Taverna marcó su sexto gol en la jornada y el duodécimo de Banfield. Ya era hazaña, pero un minuto después, el Taladro tuvo un penal a favor y Juanchi vio en sus pies la oportunidad de pasar a lo más alto de la historia de los goleadores de una sola tarde. Su ejecución fue eficaz y su equipo terminó ganando por 13 a 1.

JUANCHI TAVERNA

Desde esa tarde, Juan Alberto Taverna, con 7 goles en un partido, pasó al máximo escalón de esa estadística. Es cierto que recibió una enorme colaboración de sus compañeros que querían que alcanzara y superara el récord de goles convertido en un mismo partido.

ACUSACIÓN

También se acusó a los rivales de no haber ofrecido mayor resistencia. De hecho, se ha difundido que el volante Rubén Viani, que integraba el plantel de Puerto Comercial pero que en esa tarde no jugó, hizo revelaciones al respecto. Viani y Colman habían llegado al plantel como refuerzos, ambos provenientes de Buenos Aires, con un aceptable arreglo económico para ese tiempo, mientras que el resto del plantel, perteneciente al club, no percibía dinero alguno. Esta situación y los desfavorables resultados obtenidos desde un principio, habían generado un clima de enorme tensión que hasta llevó a los futbolistas de la institución a no querer seguir jugando en esas condiciones. De allí la presunción sobre que los mismos no se habrían esforzado como para impedir la catástrofe ante Banfield.

EN LA LPF

Casi tres años después de aquella histórica goleada de Banfield y también por la duodécima fecha de un torneo, se registró el mismo resultado cuando, por el certamen de la Liga Pehuajense de Fútbol (LPF), se enfrentaron Independiente de Mones Cazón y Calaveras.

El encuentro se disputó el 14 de agosto de 1977 en Mones Cazón y correspondió a la última fecha de la zona B, en la fase clasificatoria del torneo. El certamen estaba dividido en dos zonas y solamente pasarían al hexagonal final los tres primeros de cada grupo.

SITUACIÓN

Cuando ambas escuadras arribaron a este partido, Independiente igualaba de momento el tercer puesto en la zona con Atlético General San Martín, aunque los rojos del parque los aventajaban en diferencia de gol, lo que les daba a estos mejores chances de pasar a la Fase Final. Calaveras, por su parte solo jugaría por cumplir, sin posibilidades de clasificar. Pero, aun así, el fixture lo hacía parte de la definición por la clasificación entre Independiente y San Martín. Algo que no debería importar demasiado, pero había un antecedente que, según especulaban algunos, podía llegar a determinar el grado de resistencia que podría ofrecer Calaveras que, de hecho, marchaba último en la zona.

EL ANTECEDENTE

Por la cuarta fecha de las revanchas Calaveras recibió a San Martín, equipo donde actuaban tres ídolos de la institución de Matadero, siendo éstos: el arquero Ángel Planes, el volante Rodolfo Pascual y el goleador Juan Carlos Kilduff. El partido fue criminal porque el pésimo arbitraje del señor Calvecere permitió que se golpearan a mansalva, recibiendo los rojos la peor parte sin que el árbitro hiciera nada. Tal es así que tomó cartas en el asunto el técnico de Calaveras quien hizo ingresar al juvenil Peredo en reemplazo de Eulogio Aveldaño, cuyos cruces excedían la vehemencia y ponían en serio riesgo a sus rivales.

Ganó San Martín por 3 a 1 pero concluido el partido se produjo una feroz batahola con jugadores e hinchas locales rodeando hostilmente al árbitro, lo que desencadenó expulsiones y hasta suspensiones en años. También fue suspendida la cancha de Calaveras de calles Mitre y Altés, la cual ya no volvería a ser empleada jamás, porque poco después, la entidad comenzó la construcción de su actual estadio sobre Ruta 226.

Con esos antecedentes, no faltaban quienes creían que a Calaveras no le caería mal que clasificaran los de Mones Cazón. Pero también era cierto que, dada la campaña de los de Matadero, no podía resulta extraño que ganara Independiente.

EL 13-1

Landaburu, Ramírez, Staukas, Jorge Norryh y Rejep; Fresco, Trejo, Martínez y Perotto; Tevez y Pignanelli fue la formación del rojo, mientras que Calaveras formó con: Villavicencio, Calzacorta, Domingo González, Banegas y Aguirre; Horacio Mazzoconi, Jorge Atún y Di Salvo; Criado, Walter Mazzoconi y Luis Pascual.

Independiente salió a dispuesto a jugarse la clasificación con todo el fervor y a los 2 minutos Perotto abrió la cuenta, aumentando Tevez a los 11’ y 17’, y Perotto a los 21’. Con el 4 a 0 en tan poco tiempo, el partido quedó definido. Lo que vino después resultó discutible para algunos. Tevez marcó 4 goles más, dos sobre el final del primer tiempo y dos apenas comenzado el segundo período, llevando el score a un impensado 8 a 0. Atún descontó de penal, pero con nuevas conquistas de Pascual (reemplazante de Martínez), Perotto y tres más de Tevez, se selló el insólito 13 a 1, quedando el delantero deroense Jorge “el Zurdo” Tevez como máximo goleador de una tarde en la LPF con 9 goles.

Independiente necesitaba vencer a Calaveras por muchos goles y lo hizo, más allá de ciertas suspicacias de algunos. Lo curioso es que no los necesitó para clasificar porque San Martín solo empató en esta última fecha y el rojo de Mones Cazón lo superó por un punto.

Historias de la Liga Pehuajense con un anclaje referencial en el fútbol mayúsculo del país y una cifra que constituye un nexo: 13-1. Una cifra muy difícil de repetir en estos tiempos en el mundo, aunque no podemos soslayar que, en octubre del pasado año, el Ajax derrotó al VVV-Venlo por el campeonato holandés con un resultado de 13-0, lo que nos lleva a pensar que siempre habrá excepciones.

Roberto F. Rodríguez.

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *