DeportivasFútbolInformes especiales

Amistoso alentador

Tras el complicado comienzo con derrotas por 4 a 0 ante Belgrano de Santa Rosa, La Pampa, en un primer encuentro amistoso, y por 3 a 2 ante Empleados de Comercio de Bolívar, Defensores del Este, que representaría una vez más al fútbol pehuajense en la edición 1995/96 del Torneo del Interior, en principio en la fase provincial, disputó un tercer encuentro preparatorio, en este caso nuevamente frente a Empleados de Comercio de la ciudad de Bolívar.

ESTADIO Y AUTORIDADES

El encuentro se jugó en la tarde del domingo 1 de octubre de 1995 en el estadio “Alberto J. Irigoyen” del Club Defensores del Este de nuestra ciudad y contó con una terna de autoridades locales, integrada por Juan Carlos Serra como árbitro principal, secundado por Jorge Montes y José Gómez Pernigotte como jueces de líneas.

LOS EQUIPOS

El técnico del elenco pehuajense, Pablo Javier Zurro, planificó poner en cancha un equipo con jugadores que pudieran estar presentes en el debut en la nueva edición del Torneo del Interior cuya fecha estaba fijada para el domingo 8 de octubre de dicho año, debiendo Defensores del Este visitar a San Agustín en la ciudad de 9 de Julio.

Esta decisión tenía que ver con que tres de los integrantes del plantel aún debían el cumplimiento de un partido de suspensión debido a la sanción que arrastraban desde la participación en la edición anterior del referido torneo, cuando defendieron la casaca de Atlético General San Martín.

Esos jugadores eran: los delanteros Carlos y Miguel Torres, y el lateral volante Raúl Moyano.

En consecuencia y en razón de una imposibilidad de Carlos Di Salvo de estar presente en el nuevo encuentro amistoso, y el problema de Carlos Tolosa debido a una lesión, Defensores del Este salió al campo de juego con una formación integrada por: Hugo Fernando Pizarro, Guillermo Salanitro, Hernán Argañaraz, Julio Caldiero y Néstor López; Alejandro Galeano, Carlos Ferreyra, Dardo Pascual y Américo Delfino; Gustavo Guinea y Carlos Sarobe.

El conjunto visitante, bajo la dirección técnica de Néstor Omar Ducasse, presentó una formación compuesta por: Lapenta, Rey, Biondini, Galván y Lazarte; Villarreal, Vega y Demassi; Castro, Trezza y Canizos.

EL PARTIDO

Bien podría afirmarse sin temor a equivocaciones que el partido comenzó a ser tal recién pasados los primeros veinte minutos en los que no se produjo alternativa alguna digna de mencionar, ni siquiera como para rellenar un comentario. Nada. Eso fue lo que pasó: nada.

Recién cuando pasó ese letargo Defensores llevó peligro hacia la valla defendida por Lapenta. Un centro de Delfino desde la derecha, muy bien ejecutado, permitió a Guinea elevarse superando a sus marcadores y meter un violento cabezazo que hizo que la pelota se estrellara en el horizontal y aunque el rebote le quedó servido a Alejandro Galeano, éste resbaló cuando tenía el arco a disposición y no logró impactar bien el balón que fue rechazado por un defensor.

Estaba claro que la presencia de Guinea y Sarobe en el área rival constituían un importante poder ofensivo para Defensores, especialmente en el juego aéreo.

Inmediatamente llegó un corner desde la izquierda, también ejecutado por Delfino y Guinea, entrando por el segundo palo, volvió a ganar, metiendo un cabezazo que superó la posición del arquero, pero el lateral Rey, que custodiaba el primer palo terminó sacando el esférico con su rodilla cuando la pelota iba camino a caer dentro del arco.

La visita no llegaba ni cerca del área local, pero Defensores se encargó de brindarle la ayuda necesaria con un regalo impensado. Fue un pelotazo largo, sin destinatario, que partió desde el medio campo de Empleados por el sector izquierdo, pero nadie fue por el balón. Entonces Pizarro salió del área para apoderarse tranquilamente del esférico, momento en el que apareció Guillermo Salanitro y se hizo cargo del dominio de la pelota. Estaba prácticamente solo porque los dos jugadores rivales más próximos los tenía a varios metros. Dada la forma en que pintaba la jugada, todo Defensores salió y Salanitro, buscando enviar el balón a campo rival, le pegó muy mal y la pelota, corta, le quedó servida a Demassi que no esperaba semejante regalo. El 10 recibió el esférico en las cercanías del vértice del área, con Pizarro lejos del arco y con Argañaraz, que advirtió el error, volviendo desesperadamente. El volante visitante midió el disparo pero terminó rematando muy mal y perdiendo una excelente oportunidad.

Sobre el final de la etapa, Galeano encaró hacia el área rival desde el sector derecho y cuando ingresó al rectángulo peligroso, Galván, en su afán de neutralizarlo no hizo más que derribarlo y Serra sancionó el correspondiente penal. Pascual se hizo cargo de la ejecución y con remate bajo y cruzado, a la izquierda del arquero, derrotó al uno que se había arrojado hacia el otro palo.

SEGUNDO TIEMPO

En el segundo tiempo, con Defensores ganando por 1 a 0, el técnico Zurro dispuso el ingreso de Mariano González por Guinea y de Rubén Galeano por Salanitro; mientras que en la visita ingresaron: el arquero Lede, el volante Carbajo y un viejo conocido de los pehuajenses: Juan José “Caracol” Paredes.

Defensores arrancó mejor en la segunda etapa, especialmente en la faz de gestación ofensiva debido a los encuentros cercanos entre Pascual, Delfino y González que constituían la verdadera usina generadora de buen fútbol. Lo mostraron en varios pasajes pero en uno de ellos, Pascual habilitó a Mariano por derecha y el delantero le devolvió gentilezas con un pase exquisito de primera que dejó a Dardo mano a mano ante Lede, momento que el autor del único gol hasta ese momento esquivó la acción del guardavalla y definió con remate cruzado que coló el balón junto a la base del palo derecho. Sin embargo el juez de línea Jorge Montes levantó su bandera invalidando la maniobra por off side de Pascual. En realidad se vio que Pascual había quedado habilitado por Villarreal, pero el árbitro anuló la conquista apoyando la observación de su colaborador.

Beldrío ingresó por el lesionado Galeano y cuando parecía que todo estaba para el Defe, cuando menos se lo esperaba, llegó el empate. Villarreal mandó un pelotazo largo por derecha para el pique de Cereguetti que había reemplazado a Canizos, y aunque la defensa local salió para provocar el fuera de juego, el línea Gómez Pernigotte consideró que estaba habilitado y acompañó la jugada. Cereguetti solo, envió un centro bajo al corazón del área y Demassi, anticipándose al cierre a Argañaraz, derrotó a Pizarro. Todo el elenco de Defensores protestó pero el juez de línea consideraba que debido a la posición en la que había quedado Caldiero, al no salir al tiempo, Cereguetti estaba habilitado.

A 20’ del final, el local tuvo un tiro libre de frente al arco, cerca del área, y Pascual se hizo cargo. Su ejecución fue muy buena, dado que el balón superó la barrera y la estirada del arquero, dio en el travesaño, picó y antes que llegara un defensor albirrojo, Argañaraz, lanzándose en palomita, marcó el segundo con golpe de cabeza.

Paredes tuvo el empate en sus pies cuando recibió dentro del área, adelantó el balón con el pecho anticipándose a Argañaraz y tras quedar solo, cruzó un impresionante zurdazo que superó el vuelo de Pizarro, dio en el travesaño, picó y generó tremendas dudas sobre si había entrado o no. El línea dijo que no y Guinea, que había vuelto a ingresar reemplazando a Sarobe, terminó despejando.

Con el tiempo cumplido Guinea escapó a sus marcadores en una contra letal, enfrentó al arquero dentro del área y cuando intentó superarlo, Lede lo derribó. Serra no dudó en marcar un nuevo penal y Pascual volvió a convertir con remate, suave y bajo, a la izquierda del arquero que amagó a moverse hacia el otro lado y quedó clavado en el centro del arco.

El 3 a 1 resultó definitivo, constituyendo un resultado alentador para Defensores del Este cuando se acercaba la fecha del debut en el Torneo del Interior, ahora disputando el llamado “Argentino B”.

Próximo sábado: Defensores del Este camino a debutar en el Argentino B, edición 1995/96.

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *