DeportivasFútbolInformes especiales

El goleador costero

Su nombre apareció inscripto en la máxima categoría de AFA como un juvenil proveniente de las divisiones inferiores de Rosario Central e integrante del plantel superior de la entidad auriazul, pero en tiempos de grandes delanteros, por lo que vio postergado su debut en la primera del Canalla y partió en busca de nuevos aires. Se consolidó en otras instituciones y en la segunda mitad de los ’80 lo tuvimos por Pehuajó, donde dejó su marca en la red.

DELARROCA

Oscar Alfredo Delarroca, dado que de él se trata, fue incluido en el plantel superior de Rosario Central que afrontó la temporada oficial de AFA de 1977, la que comprendía los dos torneos anuales: Metropolitano y Nacional.

Tenía 20 años y cierta experiencia por haber actuado en el fútbol del interior, desde donde había llegado a Central. Esperó su chance con muchas expectativas y, sin embargo, no tuvo oportunidades de jugar oficialmente en esos torneos defendiendo la casa centralista. En su puesto de centrodelantero estaban ya: el chaqueño Oscar Ángel Palavecino, de grandes campañas en distintas ediciones del campeonato Nacional jugando para Chaco For Ever y para Independiente Rivadavia de Mendoza, y Miguel Ángel Benito, el popular “Fantasma”, de reconocida fama. Pero ese año, se había incorporado otro delantero central que llegaba precedido de buena popularidad: el brasileño Jair de Jesús Pereyra. Además, estaban, en la ofensiva del plantel, figuras como Osvaldo “Patota” Potente, que había llegado de Boca, y los punteros Raúl Agüero y Luis Andreuchi que cumplirían dilatadas y exitosas trayectorias en el fútbol mayúsculo del país.

Central finalizó sexto en el Metropolitano y quedó tercero en su zona en el Nacional, no logrando acceder a semifinales, a donde solo clasificaban los ganadores de las 4 zonas.

AL TALADRO

Para la temporada siguiente Oscar dejó la institución rosarina y se incorporó a Banfield, integrando el plantel que disputó el primero de los torneos del año, vale decir: el Metropolitano. Un torneo extenso, de 42 fechas, que sufrió la lógica interrupción durante la realización del campeonato mundial que se desarrolló en nuestro país.

En ese Metropolitano, Delarroca jugó 19 partidos y consiguió marcar un gol. Fue en la trigésimo primera fecha cuando el Taladro visitó a Atlanta y el partido concluyó con victoria del elenco bohemio por 2 a 1, marcando Oscar el único gol banfileño en esa tarde.

Banfield tuvo una pobre campaña que lo dejó a las puertas del descenso, situación que, prácticamente, se definió en la penúltima fecha. Hasta allí Banfield superaba en la tabla únicamente a Platense y Estudiantes de Buenos Aires por 3 puntos (en ese tiempo se otorgaban solo 2 puntos por victoria), pero en esa fecha debía enfrentar al Calamar. Banfield necesitaba ganar para asegurarse la permanencia porque en la última fecha quedaría libre, pero no se dio. Ganó Platense y se puso a un punto por debajo y, como en la última fecha volvió a ganar el Calamar, Banfield descendió junto al albinegro de Caseros.

MAR DEL PLATA

Delarroca siguió su carrera en el fútbol marplatense y en 1981 formó parte del plantel de San Lorenzo de Mar del Plata que disputó el Campeonato Nacional.

En ese torneo, el santo marplatense integró la zona donde Boca Juniors e Instituto de Córdoba lograron el pasaporte a cuartos de final, tras 14 fechas. Delarroca estuvo presente en 10 de esos 14 partidos y marcó un gol. Fue en un cruce interzonal ante Loma Negra de Olavarría, cotejo que ganó San Lorenzo en Mar del Plata por 3 a 1.

OTRO NACIONAL

Volvió al torneo Nacional de la máxima categoría de AFA en 1985, integrando el plantel de Círculo Deportivo Nicanor Otamendi. Fue un torneo de muchas zonas de 4 equipos, clasificando los dos primeros a las Rueda de Ganadores y los otros dos a la de Perdedores.

El elenco marplatense terminó último en la zona y pasó a la Rueda de Perdedores, donde quedó eliminado ante Central Norte de Salta en el primer cruce.

Delarroca estuvo presente en los 8 partidos que jugó Círculo Deportivo y marcó un gol. Fue en el Parque Independencia de Rosario, cuando su equipo cayó ante Newell’s por 3 a 2.

EN PEHUAJÓ

En el último trimestre de ese año, siempre con Círculo Deportivo, participó del Torneo Regional integrando una zona de 7 equipos donde estuvo San Martín de nuestra ciudad, certamen que hizo posible que Oscar Delarroca visitara Pehuajó.

En la tarde del miércoles 6 de noviembre de dicho año, San Martín, haciendo de local en el recordado estadio “José Esteban Garré” de nuestra ciudad, recibió a los marplatenses por la cuarta fecha de la primera rueda.

Torres, Raúl Martínez, Jorge Civelli, Junco y Guillermo Martínez; Bajo, Ledesma, y César Lamanna; Mario Borrego, D’Andrea, y Espeleta fue la formación pehuajense, mientras que el elenco visitante presentó un equipo conformado por: Videla, Bianchi, Horacio De Pedro, José De Pedro, y Carlos Beguiristain; Perissé, José Beguiristain y Rodríguez; Bouza, Delarroca, y Rodolfo Beguiristain.

EL GOL

El conjunto de la Costa Atlántica hizo pesar la experiencia de sus mejores valores y controló bien el partido. No mostró una gran superioridad, pero estuvo más cerca del gol que el local.

El primer del gol del encuentro que, al final resultaría el de la victoria, llegó a los 35 minutos, cuando Perissé ejecutó un tiro libre en forma de centro, el arquero Daniel Torres salió decidido y atrapó el balón en lo alto, pero no consiguió retenerlo y Delarroca, que estaba atento, aprovechó la situación y mandó el esférico al fondo del arco entre varios defensores.

Con ese gol y aquietando el ritmo del juego, Círculo Deportivo se llevó la victoria.

NUEVA VISITA

Aquella no sería la única vez que Delarroca visitaría nuestra ciudad, dado que, integrando el plantel de Deportivo Norte de Mar del Plata, fue rival de Deportivo Argentino que representó a la LPF en el Torneo del Interior 1987/88.

En dicho certamen, el conjunto azul cumplió una notable campaña, superando la primera y segunda fase de tan encumbrado torneo, algo que ningún equipo pehuajense había logrado hasta ese entonces.

Ya en la tercera fase, el Depo integró un grupo con Deportivo Norte y Estación Quequén de Necochea, y si bien en la rueda inicial de esta fase le tocó visitar Mar del Plata, para la revancha, los marplatenses tuvieron que venir al “José Esteban Garré”.

DESQUITE AZUL

El encuentro era aguardado con gran interés porque en la ida, Deportivo Norte había ganado por 4 a 0 en el estadio mundialista, con tres goles de Delarroca. Por eso el elenco azul y toda la afición local deseaba un rápido desquite.

El 20 de marzo de 1988 se dio ese desquite en el estadio azul y el local alistó a: Pizarro, Bajo, Carrica, Marti, y Guillermo Martínez; Ferreira, Miguel Ángel Lamanna, y César Lamanna; Pascual, Varela y Roura.

Por su parte, el conjunto marplatense salió a jugar con: Videla, Montina, Nichea, Giuntini, y Montecchia; Firpo, Castillo y Miori; Perissé, Albornoz y Delarroca, tres de los cuales (Videla, Perissé y Delarroca) habían sido titulares en ese mismo estadio tres años antes, cuando, con Círculo Deportivo Nicanor Otamendi, enfrentaron a San Martín.

EL PARTIDO

El nuevo partido resultó favorable al local que, con buen juego y goles de Guillermo Martínez y el uruguayo Pedro Varela, se puso 2 a 0. El chaqueño Ferreira, arrojándose en palomita marcó el tercero, pero el árbitro anuló el gol sin explicaciones. Sobre el final descontó Verdinelli, reemplazante de Montina y el encuentro finalizó con victoria azul por 2 a 1.

Fue la última actuación de Oscar Delarroca en un campo de juego de nuestra ciudad, la que visitó en dos ocasiones como futbolista.

EL GOLEADOR

Oscar Alfredo Delarroca fue un centrodelantero que supo moverse por diferentes sectores del frente de ataque, aunque su lugar en el mundo estaba en el corazón del área rival. Allí hizo valer todo su peso ofensivo y fue uno de los más grandes goleadores de la historia del fútbol marplatense.

En esa liga marcó 146 goles en la primera A, defendiendo la casaca de diferentes instituciones, y 5 goles en la B cuando jugó para General Urquiza.

En la máxima categoría marplatense marcó un gol jugando para Nación, 10 con la casaca de Los Andes, 61 con la de Círculo Deportivo Nicanor Otamendi y 74 con la de Aldosivi.

Ese registro lo ubica en el quinto lugar en la historia de los máximos artilleros de la liga referida, solamente superado por: Norberto “Llamarada” Erezuma (el único que superó los 200 goles), Juan Domingo Loyola, Juan Marcelino Cornejo y Cristian D’Addato.

Oscar Alfredo Delarroca, oportuno e implacable, fue máximo anotador en 5 torneos de la Liga Marplatense, demostrando ser un goleador temible, cualidad de la que Pehuajó puede dar fe, aun cuando el recuerdo duela.

Roberto F. Rodríguez.

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *