DeportivasFútbol

El que cortó la racha

Tenía 20 años cuando apareció por estos pagos para enfrentar a nuestra selección albiceleste en el inicio del Campeonato Regional Centro de la provincia de Buenos Aires. Un torneo en el que, geográficamente, Pehuajó no tenía por qué estar, pero debido a la extraordinaria campaña cumplida por el elenco albiceleste en el campeonato argentino del año anterior, participaba en calidad de invitado especial.

El rival era la selección de Olavarría, donde se destacaba aquel joven delantero surgido en las divisiones menores del Racing de dicha ciudad y en quien se habían depositado grandes esperanzas. Esperanzas que se materializaron con el tiempo y por eso aquella visita a nuestra ciudad reviste carácter de importante y merece su evocación.

OMAR PORTÉ

Omar Rodolfo Porté, dado que de él se trata, nació el 21 de agosto de 1954 y comenzó a jugar siendo un niño en el Racing de su pueblo, aunque por algunas diferencias con su técnico dejó la institución y fue fichado por Estudiantes de la misma ciudad, entidad con la que debutó en primera división en 1969, cuando apenas tenía 15 años de edad.

Con la fuerza de su juventud hizo uso de ese plus particular que otorga la edad y mostró toda su potencia para jugar como delantero y llegar al gol, pero todavía era un diamante por pulir. Los años le dieron experiencia como para convertirse en el hombre de ataque que se esperaba y la selección de Olavarría lo contó entre sus figuras. Con dicha selección -como se ha expresado– visitó Pehuajó en dos ocasiones cercanas en tiempo entre sí.

EN PEHUAJÓ

El 30 de enero de 1977, en cancha de Boca Junior, el seleccionado local recibió a su similar de Olavarría que ya había debutado en el citado torneo goleando a Bolívar por 8 a 3.

Erramouspe, Bartolomé, Di Paolo, De Antón y Rojas; Alanís, Gil González y Daniel Benítez; Geloso, Zema y Sayago, fueron los once titulares que eligió el técnico Roberto Dirassar para sostener el elevado prestigio del fútbol lugareño de entonces.

Por su parte, la visita presentó una formación integrada por: Campagnale, Waes, Ciancio, Ernesto Pires y Juan Domingo Marinangeli; Torrisi, Musotto y Miguel Rodríguez; Miguel Ángel Albornoz, Omar Porté y Luis Álvarez, bajó la dirección técnica de don Vicente Martín.

EN LA RED

El encuentro resultó muy interesante y según publicó NOTICIAS en su edición del lunes siguiente: “… Olavarría, exhibiendo un buen juego de conjunto, dominó en la mayor parte del match, pero no supo definir. Pehuajó, con garra, tesón y enormes ganas de triunfar, no se quedó nunca y provocó las mejores situaciones de peligro.”

Roberto Zema, sobre los 15’ recibió una gran habilitación de De Antón, eludió al arquero y abrió la cuenta. Pero sobre los 39’, siempre de la etapa inicial, Albornoz desbordó por derecha superando a Rojas y mandó un centro justo para que Porté, previo ganar la posición y con tremendo golpe de cabeza, estableciera el empate que resultó definitivo.

Porté fue elogiado por la prensa local, destacando su muy buen juego aéreo (una de sus principales virtudes) y su potencia física, siendo considerado una de las figuras del partido.

NUEVA VISITA

Pehuajó y Olavarría lograron pasar a semifinales luego de obtener los dos primeros lugares de la zona y, tras sortear esa nueva instancia decisiva, ambos arribaron a la final.

En el primer encuentro, disputado en la ciudad del cemento, los pehuajenses se impusieron por 1 a 0, pero faltaba la revancha, encuentro que volvió a traer a Porté a nuestra ciudad.

El 3 de abril de 1977 se jugó el segundo partido final, siendo escenario la cancha de Boca Junior, a donde siempre le había ido bien al elenco lugareño.

Erramouspe, Bartolomé, Di Paolo, De Antón y Rojas; Geloso, Sayavedra y Benítez; Civelli, Pablo Rodríguez y Omar Tolosa fue la formación que presentó el elenco local bajo la dirección técnica de Roberto Dirassar; mientras que, por el lado del rival, los titulares elegidos por su técnico Vicente Martín fueron: Campagnale, Las Heras, Mondini, Pires y Marinangeli; Rodríguez, Molina y Musotto; Rivera, Omar Rodolfo Porté y Albornoz.

Ganó Pehuajó por 1 a 0 con gol de Daniel Benítez y se quedó con el título.

Así pasó Omar Rodolfo Porté por Pehuajó.

A LA COSTA

Para 1978, fue cedido a préstamo a Alvarado de Mar del Plata, equipo que buscaba reforzar sus líneas porque debía participar en el Campeonato Nacional de A.F.A., en tiempos en que la diferencia entre modestos equipos del interior y los profesionales era muy grande. Alvarado pagó su precio y finalizó penúltimo en su zona con 3 victorias, 4 empates y 7 derrotas. Porté, que solo faltó en uno de los 14 encuentros, marcó 4 goles.

BOHEMIO

En 1980 fue transferido a Atlanta que estaba en la primera B peleando por ascender. Y cerca estuvo ese año cuando terminó siendo subcampeón a solo dos puntos de Sarmiento de Junín que fue el campeón.

El elenco bohemio no logró repetir la performance al año siguiente, pero en 1982 con jugadores como: Hrabina, el gallego Vázquez, el ruso Ribolzi y Alfredo Graciani, entre otros, Atlanta escoltó a San Lorenzo y accedió al octogonal eliminatorio por el segundo ascenso. Allí eliminó a Deportivo Español en cuartos y a Banfield en semifinales, pero cayó en la final ante Temperley en una extensa definición por penales, por cuanto el gasolero del sur acompañó a San Lorenzo en la vuelta a la primera A, mientras Atlanta quedó en la B. Sin embargo, no todo fue frustración para Porté porque resultó ser el goleador del torneo con 23 conquistas y empezó a ser pretendido por instituciones de la máxima categoría.

CAFETERO

A pesar de varias ofertas, Porté siguió su carrera en el fútbol colombiano, incorporándose al Deportes Tolima. Fue un buen año también para Omar. Desde la importante demostración pública con que fue recibido en el aeropuerto colombiano hasta la campaña del equipo, a la que contribuyó con goles, aunque no alcanzó para llevarse el campeonato.

BOCA JUNIORS

Regresó a la Argentina y en 1984 se incorporó a un desordenado Boca Juniors que atravesaba una situación crítica.

El primer día de febrero, en un amistoso de verano, le marcó un gol a River para la victoria xeneize por 2 a 0 y sacó crédito con el público boquense que depositó en él grandes esperanzas para ser un muy buen socio de ataque para “el Tigre” Gareca.

Pocos días después le marcó un gol a Independiente para otro triunfo de Boca, ahora por 3 a 0. También le convirtió 2 goles al Panathinaikos de Grecia, partido disputado en Europa, donde el xeneize ganó por 3 a 2.

En cuanto a torneos oficiales, debutó en el Campeonato Nacional, cuando Boca recibió a Newell’s en la Bombonera e igualó 1 a 1.

Fue un torneo corto donde Porté no marcó goles y la campaña del equipo fue muy pobre.

Para el otro torneo de ese mismo año, Boca contrató al crack uruguayo Fernando Morena, quien ya estaba en el ocaso de su brillante carrera y aportó muy poco. El elenco xeneize entró en una crisis que parecía llevarlo hacia el desastre. No ganaba y prácticamente no marcaba goles, pese a tener a Porté, Morena y Gareca en la ofensiva.

CORTAR LA RACHA

El 27 de mayo de 1984 recibió a Unión de Santa Fe en una Bombonera observada por la Municipalidad (Boca venía de ser local en Vélez y volvería a serlo enseguida). Hasta entonces, no había ganado en el torneo y, computando las últimas fechas del torneo anterior, llevaba 9 partidos sin ganar y 4 sin marcar goles. Todo parecía a punto de estallar.

Balerio, Pasucci, Ruggeri, Alves y Córdoba; Stafuza, Krasouski, López y Vázquez; Porté y Morena fue la formación local que buscó revertir la penosa situación. Pero las cosas no fueron como esperaban y el 0 a 0 era inamovible. Recién a 7 minutos del final, cuando el partido se moría, el árbitro Ithurralde le otorgó a Boca un penal que no fue tal (la falta fue fuera del área). Todo era efervescencia y Porté tomó la responsabilidad, pero su remate dio en el arquero Hugo Tocalli. Parecía que la racha no se cortaba y el suspenso se apoderó de todo porque el balón quedó picando frente a la línea y, en una atropellada, el delantero convirtió. Ese fue el único gol que marcaría Porté por torneos oficiales con la camiseta azul y oro del club de la ribera.

La crisis de Boca llevó a la entidad a dejar libre a casi todo su plantel superior ese mismo año, entre los que también se fue Omar Porté, hecho que lamentó profundamente reconociendo que había sido una muy mala decisión haber ido a Boca en esas condiciones institucionales.

BOCHA

Omar Rodolfo Porté ya no volvió a jugar profesionalmente en el país, retornó a la Liga de Olavarría y fue otra vez “el Bocha”. Allí fue campeón con Ferrocarril Sud y jugó el Torneo del Interior, pero en estos tiempos, cuando hasta hace unas semanas atrás, la prensa hablaba del Boca de Russo que no había ganado en las 6 primeras fechas del torneo actual y le costaba demasiado convertir goles, recordé a Omar Rodolfo Porté, el delantero que cortó una racha de lamentable sequía con un gol a puro suspenso. Un jugador que alguna vez pasó por Pehuajó y dejó su marca en la red.

Roberto F. Rodríguez.

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *