DeportivasFútbol

Murió Jorge Lozano

El pasado viernes falleció, a los 83 años de edad, Jorge Sebastián Lozano, reconocido vecino de nuestra ciudad, deportivamente muy vinculado al fútbol lugareño. Con 18 años y en tiempos en que no era fácil que los juveniles aparecieran en la división superior de instituciones con planteles numerosos, integró la primera división de Deportivo Argentino de 1956 que generalmente formaba con: Martínez; Sánchez e Inchauspe; Baroni, Lozano y Almirón; Bertoldi, Bevilacqua, Polverini, Quinteros y Capristo, años del segundo lustro de los ’50 que no fueron muy buenos para los azules, aunque Jorge supo hacerse notar en su constante batallar en el medio campo. De hecho, en 1959 fue convocado para integrar el seleccionado pehuajense que viajó a Bragado a disputar un encuentro amistoso, cotejo que ganó el local por 2 a 1.

La década del ’60 lo encontró en la vereda de enfrente, es decir luciendo la casaca de Estudiantes Unidos, donde integró el plantel campeón de 1961 que contaba con varios veteranos profesionales y comenzó a hacerse un lugar como titular a partir de 1962, llegando a ser considerado en 1964 como el mejor volante central (centro medio se decía entonces) de la Liga Pehuajense, año en el que Estudiantes solía formar con: Manuel Carlos, Alberto Patiés y Buratti;  Razquin, Lozano y Saavedra; Victoriano “Chita” Aveldaño, Caputa, Mel, Celso Patiés y Héctor Carlos, siendo también integrantes de ese plantel: Coronel, Plaza, Carlos Civelli y Rigada, entre otros.

El título honorífico mencionado, otorgado por la prensa en dicha temporada, eximiría de mayores comentarios por sus demostradas condiciones que avalaron tal distinción, pero sería injusto no mencionar su despliegue febril en el campo de juego, su capacidad de anticipo y marca, aun con cierta predisposición a la fricción sostenida en la intrepidez para entreverarse en un enjambre de piernas fuertes que buscaban la pelota, su buena recuperación de balón y su sacrificio dejando todo en la cancha.

Jorge tuvo el pasado viernes su último día de vida terrenal, marchándose en un tiempo difícil que hace imposible una despedida como debiera ser. Pero nada empañará su recuerdo, el que dejó en el corazón de sus seres queridos, ni la vívida imagen que surge desde tiempos lejanos cuando se hacía patrón en la mitad de cancha, exhibiendo virtudes que lo llevaron a lucir la casaca del seleccionado lugareño en 8 ocasiones, participando en los procesos previos a dos campeonatos argentinos, aunque no llegó a jugar en estos torneos.

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *