Conectar con nosotros

AGROPECUARIAS

Afirman que el invierno será frío y seco, y puede ser “una grave amenaza para el trigo”

Publicado

el

Advierten que las condiciones frías y secas que vienen predominando en el otoño y que podrían potenciarse en el invierno, configuran una “grave amenaza” para la campaña de trigo 2022/23.

 

 

La Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) precisó que “las circulaciones de aire frío y seco dominarían en los próximos meses y son una grave amenaza del trigo 2022/23”, luego de que mayo se despidiera con una tanda de fuertes heladas.

Sobre este punto, la entidad recordó que este año las temperaturas bajas comenzaron más temprano que lo usual, con heladas que llegaron en los últimos días de marzo.

“Hace muy poco también hubo un evento importante, el del 18 de mayo, en el que también se nota cómo el frío también se ensaña con la franja oeste (de la región pampeana), dónde hay menos agua en los suelos. Este es un factor temido en el sector porque las heladas aumentan aún más la desecación de las áreas más afectadas por la sequía”, indicó la Bolsa rosarina.

PRONÓSTICO POCO ALENTADOR

De acuerdo con las proyecciones de la GEA, lamentablemente, las circulaciones frías están predominando sobre el clima de Argentina y esa es la tendencia para los próximos meses.

“Esto es una mala noticia para el trigo en la región pampeana porque lo mismo sucedió en el invierno y la primavera del 2020. Ese fue un año muy bueno para los rindes trigueros de Buenos Aires pero muy malo para el resto de Argentina: a pesar de que se sembraron 6,5 millones de hectáreas, la producción no pasó de los 17 millones de toneladas”, recordó la BCR.

Como ejemplos, en Córdoba siguen haciendo falta entre 80 y 120 milímetros para poder pensar en una buena campaña fina, mientras que se necesitan alrededor de 40 a 80 milímetros en Santa Fe para hacer trigo.

También hay una faltante muy importante en el norte bonaerense, sobre todo en el oeste. Aparte falta el agua en la cama de siembra para avanzar en los próximos días con las labores de siembra y eso puede seguir afectando “seriamente” las intenciones de trigo en Argentina.

“Lamentablemente, toda la provincia de Córdoba ya muestra condiciones de sequía con sectores muy afectados. El panorama hídrico para la siembra triguera empieza a complicarse y puede volverse la limitación más importante de este ciclo”, cerró la entidad rosarina. Fuente: InfoCampo

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AGROPECUARIAS

La falta de humedad condiciona hoy la siembra de cosecha fina

Publicado

el

La última vez que una lluvia abarcó una zona importante fue el 10 de abril, con registros de 50-100mm según la zona. En el año suman unos 523,5 mm en Pehuajó, pero concentrados en los primeros meses.

Luego de más de dos meses en los que no ha habido precipitaciones en el distrito, no son pocos quienes han comenzado a preguntase si estas semanas consecutivas de sequía podrían estar afectando seriamente la siembra de fina, además de otros factores como las bajas temperaturas y el costo de los insumos, sobre todo de fertilizantes.

En este marco, el ingeniero agrónomo Rubén Álvarez, quien brindó desde Trenque Lauquen un panorama preciso respecto de lo que hoy ocurre en la región. “La situación es la siguiente: hace más de dos meses que no llueve, la última lluvia importante ocurrió el 27 de abril pero no fue significativa en Trenque Lauquen, sí en Pehuajó o en Rivadavia. Y la última vez que una lluvia abarcó una zona importante fue el 10 de abril, con registros de 50-100mm según zonas”, puntualizó a La Opinión.

SIN LLUVIA

“En el año suman unos 550mm, pero concentrados en los primeros tres meses. Después, prácticamente no llovió. Esto implica que los suelos tienen buena disponibilidad de humedad en profundidad, pero los primeros centímetros están secos, con lo cual en algunas situaciones, la siembra de cosecha fina se complicó y, en este momento, prácticamente está parada”, explicó además el profesional.

ZONAS CRÍTICAS

Asimismo, Álvarez señaló que “en algunas zonas la situación es mucho más crítica como en el centro o norte del país donde no hay humedad y donde las condiciones no son favorables para reiniciar las siembras. Ahí, la caída en la siembra de trigo va a ser bastante importante por lo que vamos a depender, en buena medida, de lo que ocurra en la zona triguera del sur de Buenos Aires”.

No obstante, el ingeniero señaló que “el avance en el trigo está más del 50% y en cebada, que es un cultivo que este año reemplaza parcialmente al trigo, también tiene un estado de avance de 35% o 40%”. “Los trigos que se han sembrado son los de ciclo largo”, aclaró.

De la misma manera, a la sequía, se suma también el costo de los insumos, principalmente de fertilizantes.

COSTOS DE INSUMOS

Álvarez señaló que “otra situación que condicionó la siembra de fina fue el elevado costo que tuvieron algunos insumos, principalmente los fertilizantes que, como consecuencia de los conflictos que se han dado a nivel internacional, tuvieron un incremento en el precio hasta el triple en algún momento”. “Hoy han bajado un poco pero todavía están bastante por encima del promedio. Por otra parte, los precios del trigo son buenos también por esta condición de la guerra Rusia-Ucrania, dos de los principales países productores. Esto hace que los valores del trigo sean altos y las posibilidades de obtener buenos resultados económicos también” sostuvo.

PRODUCCIÓN FORRAJERA

El ingeniero agrónomo consultado comentó además que, al clima actual caracterizado por la falta de lluvia se suma por otra parte “un pronóstico que es de Niña, es decir, de situación de precipitaciones inferior a lo normal, para el próximo trimestre”.

BAJAS TEMPERATURAS

Por último, comentó que “las bajas temperaturas que se han dado las últimas semanas también condicionan la producción forrajera”, y que “el grado de productividad de pasturas y verdeos está limitado por estos dos factores climáticos”.

Seguir leyendo

AGROPECUARIAS

El presidente de la SRA denunció que en el interior el gasoil ya se vende a casi $ 300

Publicado

el

Nicoás Pino mostró una foto de un surtidor en Curuzú Cuatiá donde el combustrible que usa el sector agropecuario cuenta $299.

El precio del gasoil ya rige con el incremento del 12% promedio a nivel nacional, dispuesto por las principales petroleras con el objetivo de mejorar el abastecimiento de ese combustible ante el fuerte incremento de la demanda.

De esta manera, el precio de referencia del litro de gasoil grado 2 en la Ciudad de Buenos Aires pasó a valer $ 128,10 en YPF; $ 135,80 en Axion; y en Shell, $ 137,20. Cabe destacar que estas tres compañías suman más del 90% del mercado de combustibles.

Por su parte, el gasoil premium se ubicó en YPF y Axion a $175 por litro y a $179,90, en el caso de Shell, como resultado del traslado del aumento del corte con biocombustibles autorizado el viernes por la Secretaría de Energía.
La denuncia del presidente de La Rural

Hoy, primera jornada con los nuevos valores autorizados por el Gobierno, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino, quien durante una recorrida por la provincia de Corrientes, advirtió que el valor del gasoil en el surtidor de una estación de servicio en Curuzú-Cuatiá, marcaba un valor de $289. Hoy con los aumentos dispuestos se ubicó en $ 299,90 por litro. Redondeando, 300 pesos, muy por encima de los nuevos valores oficiales.

El hilo de Tweeter del presidente de la SRA.

Pino además grabó un breve video que subió a Twitter el el que muestra lo que describió como “la realidad de la Argentina”, mientras en el gobierno –dijo- sigue “discutiendo si el corte o no corte y no sé qué”. Se refería así a la demorada medida del Gobierno de aumentar la proporción obligatoria de biodiésel empleada en la mezcla con combustibles fósiles, para lograr un mayor abastecimiento local de gasoil, principalmente del sector agroexportador.

Seguir leyendo

AGROPECUARIAS

La soja supera los USD 650 la tonelada, su mayor valor en una década

Publicado

el

El precio internacional de la soja alcanza un nivel histórico de cotización en el mercado de Chicago. En estos momentos la posición con vencimiento en julio próximo sube un 2,14% y la tonelada cotiza a USD 653, 70, pero en un momento de la rueda de negocios llegó a tocar los USD 655,54 la tonelada, el valor máximo de la última década. Hay que recordar que el 4 de septiembre de 2012, el precio se ubicó en torno a los USD 657 la tonelada.

Según los analistas del mercado, hoy está impactando en los valores una mayor demanda por parte de China, que importó durante mayo pasado un 20% en comparación con abril. Hay que recordar que el l gigante asiático está dejando atrás un proceso de restricciones ante el rebrote de coronavirus y esto ha derivado en un aumento de la demanda. A todo esto se agrega la incertidumbre del mundo por el ataque de Rusia a Ucrania, y las condiciones climáticas desfavorables en Estados Unidos.

Mientras el precio internacional de los granos sigue registrando niveles históricos, los productores argentinos no se benefician de los mismos, por los efectos de las retenciones y el desdoblamiento cambiario. Según un estudio de la corredora de granos Kimei Cereales, esta brecha cambiaria entre el dólar cobrado por el productor y la cotización de la divisa norteamericana en mercados como el MEP o el Contado con Liqui llega a superar el 70%. Significa que si un agricultor vende su mercadería a USD 100, recibe solo el 30% del valor real de esa producción.

En soja, si se toma un precio promedio de la tonelada en USD 423,5 y un tipo de cambio de $ 120,26 por dólar, como ocurre en el mercado a término, el productor recibe por una tonelada vendida de la oleaginosa $ 50.930. Ahora bien, si el agricultor pretende comprar dólares con esos casi $ 51.000 debería recurrir a mercados de dólares bursátiles como lo es el MEP, cuya cotización es de $ 207 por dólar. De esta manera, el productor no podría recomprar esos USD 423,5 que se pagó por su mercadería, sino que solamente podría adquirir USD 246. Eso da una diferencia de USD 177,5, lo que significa una brecha entre el dólar al que vende el productor y el valor real de la divisa del 72,1%, que sube hasta el 77,9% en el caso del Contado con Liqui.

Campaña local

En momentos donde está por finalizar en la Argentina la cosecha de soja, cuya campaña estuvo atravesada por la sequía del último verano, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) actualizó sus estimaciones de producción, que ahora se ubican en 42,2 millones de toneladas, y una siembra que fue de 16,11 millones de hectáreas, de las cuales 870.000 se perdieron por la ausencia de lluvias.

Los especialistas destacaron la importancia que tuvieron las rotaciones y la tecnología aplicada para salvar el escenario de desastre productivo de la sequía. Además, la entidad estimó un rendimiento nacional que finalizaría en 27,7 quintales por hectárea, son casi 3 quintales por debajo de la media de los últimos 5 años.

Por último, en lo que respecta a las exportaciones el dato aportado por la BCR reflejó que en el presente año el complejo sojero aportaría a la economía nacional unos USD 23.863 millones, USD 146 millones menos que lo estimado en mayo, por los efectos de la leve caída en los precios proyectados para la harina/pellets de la oleaginosa.

Seguir leyendo