Conectar con nosotros

DEPORTES

Carrera complicada pero inolvidable

Publicado

el

El año 1984 resultó muy atractivo para la afición automovilística de nuestra ciudad, porque Pehuajó logró tener ese año tres máquinas compitiendo en la categoría más popular del automovilismo argentino: el turismo de carretera.

Dante Omar Catellani, Enrique Máximo Gallinotti y Alberto Aníbal Piñanelli fueron esos pilotos.

OTRA MARCA

Curiosamente, esos volantes cambiaron rápidamente de marca, porque Catellani comenzó a competir con un Falcon que había sido de Pedro Cerruti, pero luego pasó a conducir la Dodge adquirida al casarense Paolucci, mientras que Gallinotti inició su trayectoria en la categoría con un Torino, pero enseguida se pasó al comando del mencionado Falcon que había sido de Dante, aunque con un motor que tuvo Antonio Aventín y que sería preparado por Roberto Gratani, quien había trabajado con el Polaco Herceg, palabra máxima en Ford.

En el caso de Piñanelli, también puede decirse que cambió de marca, pero no como piloto, porque ocupó la butaca derecha de una Dodge cuando fue acompañante de su gran amigo, el trágicamente desaparecido piloto pehuajense Oscar Prieto a comienzo de esa década, pero luego, cuando debutó al volante de un TC, lo hizo en un Falcon que pertenecía al Quilmes Automóvil Club, el cual había sido pilotado por Gerardo Del Campo y contaba con la mecánica de Souza Martínez. En realidad, Piñanelli iba a rendir la prueba de suficiencia con el Falcon que había pertenecido a Marcial Feijoo, aquel volante que el 26 de octubre de 1980 se había despistado en la carrera de 25 de Mayo atropellando a Nito Lizeviche y al excampeón mundial de boxeo Víctor Galíndez que había actuado como acompañante, dando origen a un luctuoso suceso que tomó trascendencia internacional. Pero el Falcon no respondió y se consiguió el auto quilmeño que luego sería adquirido por el pehuajense.

PILOTOS LOCALES

Aquella temporada del ’84 resultaba ser la primera en la que tres pilotos representaban a Pehuajó, al menos desde un principio, porque en 1967 Tosti, Cumba y Polo habían participado, pero sin continuidad. Por eso la afición lugareña estaba muy pendiente de aquellos volantes que habían vuelto a poner a Pehuajó en el TC, y esperaban vibrar como lo habían hecho en la década del ’60 con los pilotos locales: Jorge Farabollini, Manuel Armella, Osvaldo Tosti, Hugo Polo y Clemente Cumba, y en la década siguiente con Jorge Martínez Boero, Héctor Moro y Luis Saint Germés, quienes nos habían representado, siendo éstos últimos acompañados siempre por el pehuajense Walter Terrón. Incluso el piloto de Los Toldos, Oscar Piñero, nos representó en la Vuelta de Pehuajó de 1979 con Terrón como acompañante.

Había muchas esperanzas y el entusiasmo de los seguidores era mayúsculo. Sin embargo, todos sabían que el TC ya no era el mismo de años anteriores y que se necesitaba mucho más que grandes condiciones conductivas para mantener un auto entre los llamados “de punta”, porque el factor económico era determinante.

Y ese derecho de piso se pagó, tiempo en el que las máquinas pehuajenses no aparecían en las fotografías centrales de los principales medios de prensa del país y el nombre de nuestra ciudad no era de los más nombrados por los relatores. Pero llegó la carrera realizada en el autódromo porteño y el nombre de Pehuajó se vio en grandes fotografías de la gráfica nacional.

AUTÓDROMO PORTEÑO

El autódromo construido en Capital Federal, más precisamente en la zona denominada como Villa Riachuelo, fue inaugurado en el año 1952 y denominado como: “Autódromo 17 de Octubre” en honor a una fecha muy ligada al peronismo, color político que gobernaba el país.

Sin embargo, ese nombre duró poco porque en 1955, tras el derrocamiento del gobierno por la llamada Revolución Libertadora, se impuso una nueva denominación y pasó a llamarse: “Autódromo General San Martín”, en honor al máximo prócer de nuestra independencia.

Recién luego de recuperada la democracia en 1983, se rebautizó al escenario automovilístico como: “Autódromo Municipal de la ciudad de Buenos Aires” y en 1989, luego del fallecimiento del inolvidable Oscar Alfredo Gálvez, se impuso este nombre.

No obstante, en 2005 se incluyó también en la denominación al múltiple campeón Juan Gálvez, hermano del popular “Aguilucho” y el escenario pasó a tener el nombre de ambos.

PRUEBA INOLVIDABLE

El 10 de junio de 1984 se realizó la anunciada prueba en el referido autódromo con puntaje válido para el campeonato argentino de TC. Los principales pilotos de la categoría se dieron cita y dos de los pehuajenses lograron estar en la línea de largada, siendo ellos: Alberto Piñanelli, cuyo Ford lucía el número 113 y Enrique Gallinotti, quien participó con el número 140 pintado en su Falcon.

TIEMPOS Y PRIMERA SERIE

Un total de 41 máquinas realizaron las pruebas de clasificación, logrando el casarense Roberto Mouras, con su Dodge, el mejor tiempo con 1 minuto, 57 segundos y 85 centésimas.

Piñanelli, con un tiempo de 2 minutos, 3 segundos y 18/100 ocupó el puesto vigésimo séptimo, mientras que Gallinotti alcanzó el puesto trigésimo quinto con 2 minutos, 5 segundos y 45/100.

En consecuencia, los dos pilotos pehuajenses fueron incluidos en la primera serie, la que fue ganada por Mouras con 10 segundos de ventaja sobre Ángel Banfi, mientras que Emilio Satriano terminó tercero.

Gallinotti, mejorando mucho el rendimiento de su Falcon, ocupó la décimo tercera posición final, y Piñanelli concluyó en el décimo quinto lugar.

SEGUNDA SERIE

La segunda serie fue ganada por Oscar “Pincho” Castellano, escoltado por Eduardo Marcos y Johnny De Benedictis, quedando todo dispuesto para la final luego de un serio incidente entre el bolivarense Jorge Martínez Boero y el por entonces novato sampedrino Osvaldo “Pato” Morresi, generándose una invasión de pista por enfervorizados hinchas, que obligó a intervenir al jefe de comisarios deportivos, el pehuajense Nelo Massola, lográndose controlar la situación, aunque excluyendo de la competencia a los pilotos involucrados.

LA FINAL

La final quedó integrada por 35 máquinas que resultaron debidamente habilitadas, las cuales se formaron en filas de tres autos para la largada. Mouras, Castellano y Marcos ocuparon la primera fila, mientras que Banfi, Emilio Satriano y Octavio Suárez se ubicaron en la segunda, quedando la tercera para Jorge Oyhanart, Johnny De Benedictis y Oscar Aventín.

Enrique Gallinotti se ubicó en la octava fila con su Ford, en medio de la Dodge de Orlando Márquez y la Chevy de Carlos Fedrigo. Por su parte, Piñanelli ocupó la novena fila, por afuera, junto a las Dodge de Marcelo González y Rubén Gil Bicella.

LARGADA

La largada resultó tan sorprendente como complicada. Mouras picó en punta aprovechando su posición inicial y tomando la cuerda, pero Banfi, en una arriesgada maniobra salió disparado y pasó, casi de forma milimétrica -como dijeron algunos– entre Castellanos y Marcos para ubicarse segundo, detrás del casarense. De hecho, hay una fotografía en la tapa de la revista CORSA que inmortaliza el momento en que Banfi intenta superar a dos de sus perseguidos, algo que, de hecho, logrará.

Los títulos de la tapa de dicha revista, también hablan, entre otros temas, de los accidentes, los cuales se produjeron en esa misma largada.

ACCIDENTES

Enrique Gallinotti, que participó en dicha competencia acompañado por Daniel “Pacha” Pino, recordó alguna vez que su máquina se quedó sin embrague cuando se disponía a largar. En ese momento fueron testigos de cómo el recordado Gordo Brescia y Pedro Doumic, posiblemente luego de que sus máquinas se tocaran, lo cual no se aclaró en ese momento, perdían el control y mientras el primero se iba hacia la derecha junto al Falcon de René Ducret, el otro salía disparado hacia el lado opuesto.

Brescia y Ducret encararon, sin control, para el sector de la calle de boxes, cerca de la confitería, en dirección hacia donde, inexplicablemente, se encontraban unos colaboradores de Satriano que nada tenía que hacer allí sino estar en boxes y que, desesperadamente, lograron salvarse de la embestida.

Sin embargo, lo más sorprendente fue que Doumic, cuya máquina salió disparada, también sin control, pero hacia la izquierda, se encontró con la Dodge de Oscar Aventín, que había largado desde la tercera fila y el Falcon de Gustavo Degliantoni que, en esos escasos segundos de largada había llegado hasta ese lugar pese a haber partido desde la última fila, lo que no resultó fácil de explicar.

En este encontronazo se producen vuelcos y tremendos impactos contra el guard-rail, y entre los hierros retorcidos de las máquinas de los tres participantes mencionados, quedó detenido sobre el pasto el Falcon pehuajense de Enrique Gallinotti que, sin posibilidades mecánicas de continuar la carrera, se detuvo con el propósito de auxiliar a los accidentados.

PEHUAJÓ

Las fotografías que recorrieron todas las publicaciones y que muchos aún conservan permiten ver el Falcon negro con la leyenda PEHUAJO sobre su parabrisas en medio de las semidestruidas máquinas de Aventín y Degliantoni, como así a Gallinotti y Pino incorporados al caos. Sin embargo, nadie sufrió consecuencias. Pero éstos salieron hasta en el número especial que la prestigiosa revista El Gráfico publicó el martes 12 de junio de aquel año, con motivo de celebrar su 65º aniversario.

MOURAS GANADOR

La carrera continuó y luego de 24 vueltas, Roberto Mouras se adjudicó la victoria, escoltado por la Chevy de Emilio Satriano y la Dodge de Johnny De Benedictis.

Un total de 18 máquinas completaron el porcentaje mínimo de vueltas, cerrando esa nómina la Dodge número 71 de Roberto Caparello.

Alberto Piñanelli, acompañado por su hermano Jorge, terminó ocupando el duodécimo puesto a 2 minutos del ganador, mientras que, obviamente, Gallinotti no registró pasada por el control de la primera vuelta, abandonando la competencia tras lo narrado anteriormente.

LOS PEHUAJENSES

Los tres representantes pehuajenses mencionados continuaron compitiendo en la categoría para alegría de su gente.

Piñanelli, pasó del número 113 lucido en 1984 al 62 obtenido para el año siguiente, lo que mostraba su evolución. Y fue en ese año ’85 cuando participó en una competencia destinada a pilotos No ganadores y debutantes en el autódromo porteño. Hizo un muy buen tiempo y peleó la carrera hasta el final, pero debido al error de tener mal distribuidos los neumáticos respecto de sus posiciones correctas, sufrió inconvenientes y concluyó en el cuarto puesto, aunque su máquina fue la elegida por la revista CORSA para ilustrar la tapa de la edición de esa semana referida a la fiesta del TC vivida en el autódromo. Todo un orgullo para quien cerró su trayectoria en 1986.

Por su parte, Catellani compitió entre 1983 y 1986, destacándose particularmente en el circuito La Capilla, de La Banda, en Santiago del Estero, el cual contaba con rectas largas que permitían a las Dodge adaptarse mejor, dado que podían andar a fondo sacando ventajas a las otras máquinas que, en varios sectores, debían aflojar.

En cuanto a Gallinotti, sin mayores resultados, en 1986 decidió retirarse, por lo que ese año, Pehuajó se quedó sin sus tres representantes en el TC.

Eran tiempos muy difíciles para una categoría demasiado competitiva que exigía inversiones monetarias permanentes, las que iban mucho más allá del sacrificio de amigos y colaboradores. Una lástima, porque la afición se quedó con ganas de seguir viéndolos cada domingo y no pudo ser, abriéndose, desde entonces, un largo paréntesis que aún no se ha cerrado.

Roberto F. Rodríguez.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DEPORTES

Contra todos los pronósticos

Publicado

el

En un día como hoy, pero de hace casi medio siglo, se vivió una importante jornada para el fútbol pehuajense porque la selección albiceleste, contra todos los pronósticos, alcanzó el éxito en un torneo reducido que permitió creer en un futuro futbolístico venturoso y sentó las bases de lo que, un par de años después, sería una extraordinaria campaña.

JORNADA COMPLETA

El 17 de agosto de 1973, el estadio “Domingo Colasurdo” del Club Ferro Carril Sud de Olavarría, resultó escenario de un torneo cuadrangular denominado “Amistad”, organizado a beneficio, exclusivamente, de los damnificados por la inundación sufrida en Pehuajó en ese mismo año.

El evento contó con la participación de los seleccionados de Olavarría, Bolívar, Azul y Pehuajó, determinándose que se jugaría íntegramente durante la misma jornada. Para ello se diagramó un fixture que determinó que Bolívar enfrentaría a Azul y Olavarría a Pehuajó, pasando los ganadores a la final. En caso de empate se ejecutaría a una serie de 3 disparos desde el punto penal y, en caso de persistir la igualdad, se recurría a series de un remate.

EL PLANTEL

Designado Leonel Irazusta como técnico del seleccionado de la Liga Pehuajense de Fútbol (LPF), convocó un plantel integrado por: Ángel Planes y Rodolfo Pascual (Calaveras), Jorge Erramouspe, Osvaldo Bartolomé, Mario Sosa, Oscar Romero y Héctor Alanís (Defensores del Este), Robert Steinberg, Carlos Ferreyra y Nelson Bernaule (KDT), Luis Huguenín (San Martín), Héctor Sauco (Boca), Carlos Atilio Sieza, Carlos Díaz y Manuel Hernández (Deportivo Argentino) y Jorge Sánchez (Unión de Curarú).

Un equipo que en principio no pareció tener objeciones por parte de la afición local que, en su mayoría, no le otorgó mucha importancia al torneo debido a que muchos, en la previa, creían que cualquier equipo pehuajense, ante tales rivales, no superaría el cuarto puesto.

Todavía estaba muy fresca la penosa eliminación del campeonato argentino a fines del año anterior, en el primer cruce y ante C.Casares, y eso aun dolía.

FRENTE A OLAVARRÍA

Aunque algunos auguraban una rápida eliminación del seleccionado pehuajense, sus hombres mostraban tenerse mucha confianza para cumplir una muy buena actuación.

Erramouspe, el uruguayo Sosa, Bartolomé, Sauco y Steinberg; Rodolfo Pascual, Alanís, Sieza y Bernaule; Hernández y Díaz, fue la formación albiceleste, cuyo técnico pretendía plasmar en cancha un esquema basado en un arquero seguro, cuatro en el fondo bien plantados, dos volantes para recuperar el balón y salir jugando, dos más adelantados en la zona de gestación y dos delanteros incisivos, explotando uno su velocidad y habilidad (Díaz) y el otro su capacidad goleadora y resolución dentro del área (Hernández).

Olavarría, puso en cancha un equipo que en su mayoría eran jugadores de Racing de dicha ciudad, tales los casos del arquero Leal, el lateral Ostertag, los centrales Hoffer y Gouveia Rosa, y los delanteros Álvarez y Violi, siendo éstos últimos, sobrevivientes del equipo que había cumplido una extraordinaria campaña en el argentino 1969/70 además de obtener el campeonato regional centro de 1970. Hinojo, por su parte, había aportado los volantes Cassanella y Olivera, y el puntero derecho Diorio, pero la estrella del equipo era el delantero José Antonio “Tito” Alonso, goleador implacable de Ferro Carril Sud y figura indiscutible de la historia del fútbol olavarriense.

LEGÍTIMA VICTORIA

El conjunto albiceleste se plantó para jugar de igual a igual como lo habían pensado, algo que sorprendió al elenco local, más aún cuando a los 6 minutos de juego el Negro Bernaule dejó sin chances a Leal y abrió el marcador.

El dueño de casa trató de recomponerse y salir a jugar como había ordenado su técnico, esperando lograr el empate por propio peso de su juego ofensivo, pero no resultó fácil porque terminaron exponiéndose al contraataque albiceleste que tenía, en Sieza, a un muy buen lanzador para buscarlo al puntero Díaz y éste a su vez a Hernández, fórmula que los tres habían puesto en práctica en el Deportivo Argentino campeón del año anterior.

La fórmula volvió a tener éxito, porque a los 14 minutos Manuel Hernández anotó el segundo para Pehuajó y, dos minutos después, el petiso Díaz puso el tercero ante la sorpresa generalizada de toda la afición y en especial de los jugadores locales que tardaron demasiado en salir del asombro, permitiendo que los pehuajenses controlaran la situación, teniendo la pelota o evitando que la misma estuviera cerca de Erramouspe.

Cuando finalizó el primer tiempo toda la parcialidad local esperaba una reacción de su equipo en la segunda parte del partido, aunque sin dejar de reconocer que el elenco visitante había sido muy superior en la etapa inicial, con una defensa sólida que hizo sentir el rigor a los delanteros locales y un mediocampo comandado por Sieza que parecía manejar los hilos de todo el conjunto albiceleste.

Apenas iniciada la etapa final, nuevamente el petiso Díaz se hizo presente en el marcador y anotó el cuarto. A partir de allí, el anhelo local de acortar diferencias en la búsqueda del empate, prácticamente se desvaneció, tanto en la tribuna como dentro del campo de juego.

El técnico Irazusta, decidió preservar algunos valores para la final y retiró a sus dos delanteros haciendo ingresar en su reemplazo a los volantes Oscar Romero y Carlos Ferreyra, poblando la mitad de la cancha, y dejando un solo francotirador apostado arriba para el contragolpe: el delantero Jorge Sánchez que ingresó por Pascual.

La visita jugó bien y su gran figura fue Carlos Sieza, cuya robusta y enorme estampa se elevaba por encima de todos en el campo de juego, mostrando un juego claro e inteligente que no solo llamó la atención, sino que desde la resignada hinchada local no tardaron en pedir, en el clásico idioma tribunero, que le dieran la pelota al gordo que era el que los hacía jugar. Y lo de gordo no era peyorativo sino más bien una muestra de admiración surgida después de lo que consideraron una sorpresa al ver la calidad del gigante que, aunque no corría demasiado, hacía correr la pelota (que es la única que no se cansa, como dijera Labruna) y tras ella a los ágiles locales que no podían apoderarse de la misma pese al esfuerzo.

Con el resultado asegurado, los pehuajenses aflojaron el ritmo y Olavarría se acercó en el marcador luego que Bartolomé batiera su propia valla y que Violi anotara un segundo descuento al final, pero ya nada haría peligrar la victoria albiceleste.

LA FINAL

Una sola variante presentó el elenco pehuajense respecto de la formación que había vencido a Olavarría y era la salida del zaguero Osvaldo Bartolomé, cuyo lugar fue ocupado por Oscar Romero, dado que el central titular convocado era Juan Emilio De Antón, pero por razones laborales no había podido viajar y se apeló al volante de Defensores para la emergencia. De esta manera, Pehuajó salió al campo de juego con: Erramouspe, Steinberg, Romero, Héctor Sauco y Mario Sosa; Alanís, Sieza y Bernaule; Pascual, Hernández y Díaz, mientras que, Bolívar, que había vencido a Azul, alistó a: Zabala, Di Loretto, Ladoux, Aguerrido y Noblía; Castro, Guinea y Paz, Escurra, Luis Mariani y Serrat.

EL PARTIDO

Al igual que en su primera presentación, los pehuajenses fueron los que se pusieron en ventaja por intermedio de Manuel Hernández, pero lejos estuvo el equipo de asumir el control de las acciones y Bolívar no solo emparejó el trámite, sino que por momentos resultó muy superior. Y tuvo su premio por intermedio de un tiro libre ejecutado de manera magistral por David Aguerrido, reconocido integrante de diversos seleccionados bolivarenses, pero que, curiosamente, en ese año 1973 había jugado en la LPF para Boca Junior.

Con el empate, ambas escuadras parecieron conformarse, máxime acusando sus hombres el cansancio producto del esfuerzo realizado en el primer partido jugado en el mismo día.

Así se arribó al final y debió recurrirse a una definición con disparos desde el punto penal. Se estableció una serie de tres disparos, correspondiéndole a Pehuajó iniciar la misma.

Rodolfo Pascual fue el encargado de la primera ejecución, derrotando a Zabala para poner arriba en el marcador de su equipo. El puntero Serrat remató para Bolívar e igualó la serie venciendo a Erramouspe. El petiso Díaz marcó el segundo para Pehuajó y el lateral Noblía falló en su disparo dejando a nuestros albicelestes a un paso de la victoria o mejor dicho a un disparo del triunfo. Atilio Sieza, designado para ejecutar el tercero y último de la serie, sacó un remate violento que Zabala logró detener. Sin embargo, el árbitro Omar Pompei ordenó que se ejecutara nuevamente por considerar que el arquero se había adelantado. Sieza no falló en la segunda chance y derrotó al golero. No fue necesaria la ejecución del tercer penal bolivarense por parte de Aguerrido porque el resultado estaba 3 a 1 y la victoria ya era inmodificable.

RECONOCIMIENTO

El entonces intendente municipal don Pablo Julián Landa, presente en Olavarría durante el evento futbolístico que significó una merecida y bien lograda victoria de la selección pehuajense, se expidió públicamente mediante un texto en el que exaltó el éxito deportivo obtenido, la notable labor de los futbolistas, la importancia de su comportamiento y el ejemplo de su actitud.

CONSECUENCIAS

Todo resultó muy lindo, pero quizá lo más importante fue que el nivel de juego exhibido, que posibilitó el éxito de los pehuajenses, permitió la inmediata reconciliación de la afición lugareña con su selección, elevó los ánimos en general y llevó a los futbolistas que defendieron la casaca albiceleste a creer más en sí mismos y en lo que podían ser capaces de hacer en equipo. El tiempo demostraría cuán importante fue este logro deportivo.

Roberto F. Rodríguez.

Seguir leyendo

DEPORTES

Defensores y Juventud Unida juegan el sábado

Publicado

el

La primera fecha se completa el domingo. Nuevos horarios: 14:00 preliminar. 16:00, 1º división.

El próximo fin de semana se disputa la primera fecha del Petit torneo del campeonato de Primera división que organiza la Liga Pehuajense de Fútbol en la presente temporada.

La acción dará inicio el sábado, oportunidad en la que Defensores del Este reciba a Juventud Unida de Henderson en el “Alberto Irigoyen” de nuestra ciudad, en uno de los compromisos programados en la Zona B.

CAMBIO DE HORARIOS

A partir de la próxima fecha, que marcará el inicio de la segunda fase del torneo, cambian los horarios de inicio de los partidos. La Tercera división jugará a partir de las 14:00 y la Primera lo hará desde las 16:00.

PROGRAMA COMPLETO

ZONA A

Domingo

Estudiantes Unidos vs. San Martín

Cancha: “21 de Septiembre” (Pehuajó)

14:00, preliminar.

16:00, 1ra división.

Domingo

Atlético MC vs. Fútbol Club Henderson

Cancha: “Juan Bossié” (Mones Cazón)

14:00, preliminar.

16:00, 1ra. división.

Libre: Calaveras.

ZONA B

Sábado

Defensores del Este vs. Juventud Unida

Cancha: “Alberto Irigoyen” (Pehuajó)

14:00, preliminar.

16:00, 1ra. división.

Domingo

Cancha: “Hermanos García” (Carlos Tejedor)

Huracán Fútbol Club vs. Atlético KDT

14:00, preliminar.

16:00, 1ra. división.

NOTICIAS TV EN VIVO

El equipo periodístico de Diario NOTICIAS TV transmitirá en directo el sábado, desde el “Alberto Irigoyen”, a partir de las 15:30, el duelo entre Defensores del Este y Juventud Unida de Henderson, correspondiente a la primera fecha de la Zona B del Petit torneo.

Pedro Viera será el relator. Oscar Alberto Debernardi y Andrés Basualdo los comentaristas. Jesús Cribelly el camarógrafo. Lautaro Marquessi estará a cargo de la parte técnica.

Seguir leyendo

DEPORTES

Fixture Petit torneo Primera División

Publicado

el

También se conoció a qué equipos siguen los que clasificaron solo en Tercera división.

El lunes, en la reunión realizada en la sede de la Liga Pehuajense de Fútbol, quedó conformado el fixture del Petit torneo del campeonato de Primera división “Rubén Osvaldo Borrego”.

También se conocieron a qué Primera división siguen las instituciones que clasificaron al reducido solo con su Tercera división, datos que brindamos a continuación.

PETIT TORNEO PRIMERA DIVISIÓN

ZONA 1

Atlético Mones Cazón

Estudiantes Unidos

Calaveras

San Martín

Fútbol Club Henderson

ZONA 2

Deportivo Argentino

Juventud Unida

Huracán Futbol Club

Atlético KDT

Defensores del Este

PRIMERA RONDA

1° Fecha

Estudiantes Unidos vs. San Martín

Atlético MC vs. Fútbol Club Henderson

Libre: Calaveras

Defensores del Este vs. Juventud Unida

Huracán Fútbol Club vs. Atlético KDT

Libre: Deportivo Argentino

2° Fecha

Futbol Club Henderson vs. Estudiantes Unidos

San Martín vs. Calaveras

Libre: Atlético MC

Atlético KDT vs. Defensores del Este

Juventud Unida vs. Deportivo Argentino

Libre: Huracán Fútbol Club

3° Fecha

Calaveras vs. Fútbol Club Henderson

Estudiantes Unidos vs. Atlético MC

Libre: San Martín

Deportivo Argentino vs. KDT

Defensores del Este vs. Huracán Fútbol Club

Libre: Juventud Unida

4° Fecha

Atlético MC vs. Calaveras

Futbol Club Henderson vs. San Martín

Libre: Estudiantes Unidos

Huracán Fútbol Club vs. Deportivo Argentino

KDT vs. Juventud Unida

Libre: Defensores del Este

5° Fecha

San Martín vs. Atlético MC

Calaveras vs. Estudiantes Unidos

Libre: Fútbol Club Henderson

Juventud Unida vs. Huracán Fútbol Club

Deportivo Argentino vs. Defensores Del Este

Libre: KDT

(*) En las revanchas se invierten las localías.

(**) Los dos primeros de cada grupo clasifican a semifinales.

TERCERA DIVISIÓN

ZONA 1

Boca Junior acompaña en el fixture a la Primera divisIón de Calaveras.

Independiente MC sigue el fixture de San Martín, haciendo la aclaración que jugará de local en su cancha los días domingos a las 11:00.

ZONA 2

Maderense acompaña en el fixture a la Primera división de Deportivo Argentino.

Progreso sigue el fixture de Atlético KDT, haciendo la aclaración que jugará de local en su cancha los días domingos a las 11:00.

Seguir leyendo