Conectar con nosotros

DEPORTES

El gallego Cupeiro

Publicado

el

No llegué a conocerlo personalmente, pero sé que fue un buen tipo. Y no lo digo ahora por la reconocida actitud a que suele echar mano gran parte de la humanidad para referirse a alguien que acaba de dejar este mundo terrenal. Lo expreso con la seguridad de haber oído testimonios válidos como para dar crédito a tal apreciación.

Es cierto, el pasado 10 del actual falleció Jorge Cupeiro, “el gallego”, como se lo conocía en el ambiente “tuerca” que lo tuvo como figura emblemática y que mantendrá justicieramente su recuerdo en lo más alto junto a otras glorias del automovilismo.

Cupeiro fue otra de las grandes figuras del deporte que visitó Pehuajó y convocó un elevado número de personas que acudieron a ver su participación en una inolvidable competencia de turismo de carretera disputada el 15 de agosto de 1965, cuando su nombre encabezaba el campeonato de la categoría. Pero para llegar a este punto, debemos hacer un repaso por su historia hasta entonces.

CUPEIRO

Nacido el 15 de octubre de 1937 en Capital Federal, cursó estudios primarios en la Escuela Ángel Gallardo y secundarios en el Rawson, recibiéndose de perito mercantil.

A 18 años de edad comenzó a participar en motociclismo, haciéndolo al comando de motocicletas de diferentes marcas y cilindradas, sobre las que mostró tener condiciones que le permitieron ganarse un merecido prestigio y el pasaporte para el automovilismo.

Claro que el popular TC estaba muy lejos para él todavía y comenzó en otras categorías, destacándose de tal manera que el expiloto José Froilán González, cuya fama era conocida en el mundo por haber llevado a Ferrari a lograr la primera victoria de la escudería en la Fórmula Uno, lo convocó para encarar un ambicioso proyecto.

EL CHEVY II

La idea era incorporar al turismo carretera un auto compacto, similar a un auto de calle y muy distinto de las “cupecitas” que integraban el folklore del TC. Esa máquina era un “Chevy Two”, auto de carrocería autoportante muy similar al Chevrolet 400 que se fabricaba en nuestro país, pero equipado con un motor Chevrolet de 6 cilindros en línea, asentado en siete bancadas; un cigüeñal bruñido y cromado; bielas nacionales, pero especiales para competición, es decir mucho más anchas que las comunes; y tres carburadores importados “Weber”, tipo DCOE 40 de doble boca con 48 mm de garganta.

Aunque en principio no tuvo muchos adeptos, el éxito los atrajo, confirmando que el proyecto, que se concretó en 1965, era bueno y que González no se había equivocado en elegir a Cupeiro, quien superó las expectativas y comenzó a arrastrar seguidores. No fue fácil, porque, aunque ganó en el autódromo porteño, la afición en general se mostraba reacia a creer que ese auto, fuera de ese tipo de circuitos y lanzado en trazados mixtos de tierra y pavimento como tenía el TC de entonces, pudiera llegar a rendir en alto nivel.

Cupeiro no estaba solo. El apoyo de Froilán González era determinante pero el trabajo en la planta motriz de los hermanos Rinaldo y Aldo Belavigna resultaba fundamental como el de otros colaboradores de gran importancia. Y la confianza reinaba en el equipo.

La victoria en Pergamino abrió los ojos de muchos, pero un triunfo en Arrecifes ese mismo mes de mayo, terminó por confirmar el presente exitoso de la dupla auto-piloto. Por eso cuando volvió a autódromo, nadie dudaba de otra bandera a cuadros y “el gallego” se adjudicó la carrera como se esperaba.

Nuevas victorias en Bahía Blanca y en San Francisco, pusieron en serio riesgo la corona que mantenían los Emiliozzi desde el ’62, pero Cupeiro no era el único que buscaba destronar a “los Gringos”, aunque sí surgía en el horizonte como el enemigo a vencer.

Ganó en General Pico y en julio se impuso en Carlos Casares, ratificando su mote de invencible por el momento. Pehuajó sería la siguiente escala.

VISITA A PEHUAJO

La esperada VII Vuelta de Pehuajó se planificó sobre un circuito de 123,800 kilómetros a recorrer en cinco oportunidades, partiendo desde nuestra ciudad por Ruta Nacional 5 hacia el Oeste, pasando por Francisco Madero y Juan José Paso, para luego bajar a la tierra camino a “La Cotorra” y regresar al punto de partida por Albariño y Alagón. Se anotaron un total de 31 competidores, con ausencia de los Emiliozzi.

Sin miramientos ni especulaciones, Cupeiro se lanzó a ocupar la vanguardia desde el mismo instante de su partida y durante gran parte de la carrera logró mantenerla. Ganó la primera vuelta, pero cuando los tramos de tierra se ablandaron debido al castigo recibido por el impetuoso paso de las máquinas, el “Chevytú”, castellanización tribunera del nombre correcto, comenzó a tener problemas debido a un defecto en la dirección que le complicaba la labor al piloto que luchaba por mantenerlo en la posición correcta.

El incontenible avance de Rienzi, con un F-100 que bramaba con la agresividad de un león dentro de una máquina que se afirmaba en la tierra con sus cuatro garras, resultó demasiado para los problemas de Cupeiro.

Finalmente ganó el piloto de Olivos con 55 segundos de diferencia sobre Cupeiro que fue segundo, y Pehuajó quedó en la historia, no solo por el ganador sino porque además había quedado demostrado que el “chevytú” no era imbatible como muchos creían. Sin embargo, restaban muchos puntos en juego y Cupeiro seguía al frente del campeonato.

LA DEFINICIÓN

Nuevas victorias de Rienzi, grandes performances de Löeffel, la vuelta de los Emiliozzi y la presencia de Cupeiro, dejó a los cuatro peleando por el campeonato, el que se definiría en el gran premio argentino, cuya cantidad de puntos en juego, posibilitaría la coronación de cualquiera de ellos, aunque el cuarteto de candidatos se redujo a un trío cuando un accidente dejó al hombre de Olivos fuera de participación.

Sin embargo, el gran premio no fue para ninguno de ellos. Emiliozzi ganó las cuatro primeras etapas y abandonó, Löeffel terminó en una laguna, y Cupeiro, que con llegar tercero o cuarto se llevaría el título, también quedó en el camino. Casá ganó la carrera y los Emiliozzi retuvieron la corona en una temporada inolvidable.

LA MISIÓN

Ya no volvió a luchar por un título y el premio de un reconocimiento internacional llegó en 1969, cuando formó parte de la memoraba “Misión Argentina” que, con tres Torino de fabricación nacional, participó en las 86 horas de Nürburgring.

Juan Manuel Fangio presidió la misión, Oreste Berta fue como preparador, y los pilotos fueron: Di Palma, Galbato, Cacho Fangio, Perkins, Cupeiro, Rodríguez Canedo, Copello, Rodríguez Larreta, Franco y García Veiga, nobles representantes del automovilismo argentino que hicieron frente a máquinas como: BMW, Alfa Romeo, Lancia, Toyota, Porsche, Mercedes Benz, Volvo y Mazda, entre otras, logrando un éxito que será recordado siempre.

LOS ‘70

Las divisiones y reformas que presentó el TC en los años ’70, en opinión de entendidos, atentaron contra las posibilidades de muchos pilotos que podrían haber logrado mejores performances en una categoría más asentada, pero eso es otra historia. Cupeiro estuvo presente y llegó, a pesar de ser considerado un hombre de Chevrolet, a correr también con Dodge logrando terminar en el sexto puesto en el campeonato de 1977 cuando ya tenía 40 años, luego de haber mostrado su calidad en distintas categorías como TC, Turismo Mejorado, Turismo Estándar, Fórmula 3 Nacional, F1 Mecánica Argentina y Sport Prototipo con singular éxito y recordadas victorias en diferentes tipos de circuitos.

Jorge Cupeiro se retiró de las pistas dejando la imagen de ser un notable piloto que supo ganarse un enorme prestigio profesional por el que fue muy respetado por sus ocasionales adversarios y Pehuajó lo vio en toda su dimensión en aquella carrera del ‘65, apretando a fondo sobre el pavimento y luchando a brazo partido en la tierra removida pero sin levantar demasiado el pie del acelerador a pesar de las dificultades que presentaba aquella máquina cuyo nombre quedó definitivamente en la historia asociada al nombre del insigne volante porteño.

EL ÚLTIMO ADIÓS

El pasado 10 del corriente Jorge Cupeiro cerró sus ojos para siempre, esos ojos de mirada bondadosa que parecían transmitir tranquilidad aún en los momentos más complicados.

Su despedida estuvo acorde a su trayectoria y sus restos mortales permanecieron, previo a su morada definitiva, junto a sus autos emblemáticos, trofeos y recuerdos de su paso por el automovilismo nacional, acompañados de sus seres queridos. Un último adiós a su altura.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DEPORTES

Juegos Bonaerenses 2022: Pehuajó llevará una delegación de más de 200 personas

Publicado

el

La etapa local de atletismo en el Centro Ciclista. (Prensa Pehuajó)

Los representantes locales viajan mañana a Mar del Plata.

Mañana, viernes 30 de septiembre, la delegación pehuajense, partirá rumbo a Mar del Plata a disputar las finales de los Juegos Bonaerenses 2022.

El sábado 1 de octubre será día de acreditaciones y a partir del domingo 2, comenzarán a competir hasta el jueves 6 inclusive.

Producto del gran trabajo en conjunto entre las diferentes áreas del municipio con los representantes de cada disciplina deportiva y cultural, Pehuajó tendrá en Mar del Plata a una numerosa delegación que estará integrada por más de 200 personas, jóvenes y adultos mayores, que se dividen en las siguientes disciplinas:

 

DEPORTES

Patín, golf, tenis, atletismo, atletismo PCD, softbol U18 femenino, softbol U16 femenino, softbol U14 masculino, natación-acuatlón, gimnasia artística, beach vóley, taekwondo, futsal, handball U18 masculino, handball U18 femenino, vóley U13 masculino, ajedrez, natación PCD,

 

CULTURA

Solista vocal adulto mayor, solista vocal PCD, danza folclórica adulto mayor, danza folclórica sub 18 y bandas de rock.

 

ADULTOS MAYORES

Tejo femenino, burako y bonaerenses en carrera.

Cabe destacar que también la delegación contará con una enfermera y periodistas.

Desde su creación en 1992, los Juegos Bonaerenses son la principal competencia deportiva y cultural de la Provincia de Buenos Aires. A lo largo de su historia, más de 20 millones pasaron por este programa que promueve el acceso a la actividad física y la expresión cultural de la población.

Esta competencia es organizada por la Subsecretaría de Deportes y cuenta con tres etapas de desarrollo: Municipal (mayo/junio), Regional (julio/agosto/septiembre) y Final Provincial (octubre). Se compone por disciplinas deportivas y culturales, las cuales están divididas en distintas categorías como Juveniles, Personas con Discapacidad, Adultos Mayores, Estudiantes Universitarios y Terciarios, y Personas Trasplantadas. Fuente: Prensa Pehuajó.

Seguir leyendo

DEPORTES

Softbol en la cancha municipal

Publicado

el

El domingo se disputó una fecha de la Liga del Noroeste.

El pasado domingo, en la cancha municipal, se llevó una nueva fecha de la Liga Noroeste de Softbol.

Los resultados fueron los siguientes:

Pehuajó 10 – Newbery de Lincoln 0

La Rufinita 8 – Newbery de Lincoln 0

Pehuajó 10 – La Rufinita 0

Cabe destacar que el equipo pehuajense entrena durante la semana en la cancha municipal, que está ubicada detrás de la cancha de hockey sintético municipal.

Fuente: Prensa Pehuajó.

Seguir leyendo

DEPORTES

Siguen los encuentros de “Pehua Handball”

Publicado

el

Fue el turno de la categoría Mini. El próximo es para los Infantiles.

El viernes pasado, en el gimnasio del club Defensores del Este, se realizó un encuentro de “Pehua Handball” con chicos y chicas pertenecientes a la categoría Mini.

El mismo fue organizado conjuntamente con la cátedra de handball del Segundo año del Profesorado de Educación Física.

Hubo servicio de cantina organizado por la cooperadora del Jardín N°907.

El próximo viernes 30 de septiembre es el turno nuevamente de las categorías Infantiles.

Fuente: Prensa Municipal.

Seguir leyendo