Conectar con nosotros

SUCESOS

Fernando Burlando: “Hubo distintas idas y vueltas en los informes científicos y lo que determina la ciencia no tiene tonalidades”

Publicado

el

CASO LULICH – El abogado representante de la madre de Brenda, Doctor Fernando Burlando, se refirió a la denuncia de la familia, conocida públicamente en los últimos días, donde solicitan que se investiga una cadena de encubrimientos en torno al asesinato de la joven, ocurrido hace 2 años atrás en nuestra ciudad.

Al darse a conocer mediáticamente esta información, Burlando mantuvo un diálogo con radio Mágica donde aseguró los conceptos que se anticiparon con la palabra de la madre en NOTICIAS en la edición del jueves, y el abogado Dr. Fernando López García en los diversos medios de la ciudad. Señaló que hay situaciones irregulares en toda la Investigación Preparatoria Penal, que “no sólo incluye a quienes participaron policialmente, sino que es parte de una mala praxis judicial”

2 AÑOS

Bueno precisamente a dos años, en una fecha muy especial para nuestra Patria, se van de alguna manera dilucidando estos hechos que tienen que ver con una cadena de encubrimientos, con situaciones sumamente irregulares en lo que ha sido la investigación penal preparatoria.

Desde el inicio, no solamente dentro de esta cadena de encubrimientos a quien participó policialmente de la investigación, sino creo que todo esto a veces es parte de lo que nosotros llamamos y venimos bregando hace tiempo de una de una mala praxis judicial.

Cuando los funcionarios no obedecen la norma, por distintos motivos, cuando no hacen las cosas como deben ya sea por diferentes situaciones como puede hacerse incluso infraestructura. Creo que ha llegado el momento, también, de poder investigar a los funcionarios judiciales, por esto que es la mala praxis  judicial y de eso se trata nuestra tarea a dos años de acá en más.

– ¿Qué fue lo que ustedes observaron cuando tomaron conocimiento de esta causa? ¿Cuáles fueron esas irregularidades o esa cadena de mala praxis, que se realizó?

– En principio las distintas idas y vueltas en lo que son los informes científicos. Vos sabés que hay situaciones que determina la ciencia y que no tienen tonalidades. Estos categóricamente se puede determinar precisamente sí en el cuerpo de Brenda ingresó una bala, dos balas, cómo fueron esos disparos. Se tuvo que insistir muchísimo, muchísimo, para que se realicen esas pericias, curiosamente no sabemos realmente por qué se han tomado este tiempos que normalmente la justicia no se toma para determinar este de verdades.

Precisamente lo que se ha determinado, entre otras cosas, es que en Brenda no ha ingresado solamente un proyectil de un arma de fuego, sino que aparentemente ingresan y pudieron haber dado muerte a Brenda distintos disparos que, obviamente, nosotros presumimos de quién, de quién pudieron haber sido pero realmente hasta ahora la justicia no la ha determinado categóricamente.

– Concretamente la justicia habló de una persona que asesina a su hermano en el interior de un baño, que luego le dispara a Brenda cuando ella quería huir del lugar y finalmente se suicida, en un principio esa fue un poco la conclusión de la investigación casi de forma inmediata. De aquí, lo que queda tal vez en un gris es la realidad de lo que sí pasó con Brenda que en estas pericias, con estas demoras que usted marcaba, no tiene sólo un impacto de bala, sino más.

Hay otro impacto de bala presumiblemente pudo haber sido el personal policial que se acerca, de alguna manera, luego de un llamado al 911 a contener la situación, que esta situación no es algo menor, es algo realmente trágico sobre todo cuando tenés mamás tan preocupadas, con una vida que ha cambiado por completo, con un destino que evidentemente hoy el único objetivo de la mamá de Brenda es conocer la verdad ni más ni menos, o sea qué es lo que le pasó a su hija, ¿no?

Lo que sí hay que aclarar, es que quien se suicida finalmente es el matador, es el femicida, que tenía una relación bastante particular con su hermano de celos, de despecho, y de peleas, y termina en una tragedia donde aparentemente personal policial que intervino inicialmente en lo que fue el hecho pudo haber también participado en lo que fue el asesinato de Brenda. Eso es un poco el resumen y es lo que en definitiva los papás, la mamá, perdón, de Brenda quiere saber. Tiene todo el derecho a saber qué es lo que le pasó a su hija,

– Absolutamente, ahora esta investigación no puede entenderse que al haberse determinado que había solo un disparo y finalmente encontrar que al menos es más de uno. Hay otras responsabilidades que caben dentro de lo que tuvo que ver con la investigación completa de toda la situación. 

Sí, tuve oportunidad de escuchar la nota del doctor Fernando López García y precisamente cuando habla de esta cadena de encubrimientos, habla precisamente de esta circunstancia de que la propia institución policial fue la que investiga: investigan, ni más y menos, y realiza pericias que son realmente de mucha importancia y donde la propia policía interviene en una diligencia que en definitiva puede resultar muy perniciosa para la institución. Entonces por eso nuestro enojo y nuestra insistencia en que esta diligencia no sean practicadas, obviamente, por personal de la Policía provincial, situación que luego de mucha insistencia el doctor Caldentey, que fue el primer fiscal que intervino en investigación penal preparatoria ordena realizar y aún haciendo caso omiso la práctica personal de la Policía de provincia, la pericia.

–  ¿Al doctor Caldentey le cabe algún tipo de responsabilidad teniendo en cuenta los fallos en esta investigación inicial?

–  Cuando yo hablaba un poco de mala praxis, creo que estas son situaciones que hay que investigar, o sea, estamos muy mal acostumbrados en la Argentina a tal vez a permitir situaciones que no deben ocurrir. Los funcionarios tienen todas las herramientas para hacer las cosas como corresponden, más si uno elige precisamente esa tarea, esa situación, ese privilegio de ser funcionario me parece que lo tiene que cumplir ética y moralmente de principio a final con mucha honestidad y con mucha profesionalidad.

Sí nosotros vemos algo que evidentemente no se ha acomodado a lo que es la legislación seguramente vamos a denunciar cualquier tipo de episodio, eso es parte de lo que se viene precisamente ahora ¿no? Empezar a tamizar cuál fue la actividad de cada uno de los protagonistas que llevaron a cabo esta investigación penal preparatoria.

Eso es lo que se viene precisamente ahora y yo no descarto absolutamente nada. Obviamente vamos hacer un profundo análisis, porque denunciar por denunciar no nos parece algo ni lógico ni sano sobre todo para la mamá de Brenda. Lo que queremos hacer es algo que sea objetivamente coherente, que a veces en las investigaciones penales preparatorias que se desarrollan en la provincia de Buenos Aires es algo difícil de encontrar.

– Es decir: hoy lo que se logra es la oportunidad de realizar esta pericia que determina que las cosas no fueron como se contaron en un principio para explicarlo de una forma simple. Y habrá ahora un plazo para evaluar la actuación desde la policía, los médicos, las fuerzas judiciales que actuaron desde el primer momento para determinar toda esa información que finalmente fue errónea.

 Ni más ni menos, y con el ejemplo de que tenemos profesionales del arte de curar que primero dijeron una cosa y que tiempo después rectificaron sus dichos y aclaran otra. Entonces estamos hablando de ciencia, no estamos hablando de una cuestión que tenga la posibilidad de distintas tonalidades, pero cada vez que o sea para la ciencia y sobre todo en este caso, por ejemplo, en lo que es la realización de una operación de autopsia, el tema es blanco negro, no hay grises, no hay grises y lo que ha probado esta investigación es que en el transcurso de la misma ha habido más grises que opiniones categóricas.

–  Es decir que también el personal médico que recibió el cuerpo de Brenda en aquel momento que realizó la operación de autopsia puede ser parte de esta cadena de encubrimientos que llevaron a conclusiones que no son las correctas. 

 Y en este nuevo capítulo en lo que es la apertura de una investigación, ya no de lo de lo ocurrido, sino de quienes actuaron en lo que ha sido tratar de saber qué es lo que le pasó a Brenda.

–  Doctor Burlando, hablaba de la participación policial de la misma fuerza que investiga, fue la fuerza que actuó en el momento de los hechos: ¿Cuál es la repartición policial que actúa en ese momento? 

 En todo caso está aquí presente la Policía de la Provincia. Entonces es algo que nosotros queremos dilucidar, o sea, sí las cosas se han hecho honestamente, obviamente, quién primero vamos a levantar la voz y la bandera de que han trabajado de una manera correcta somos los representantes de la familia de Brenda. Así que es algo que está pendiente que creo que es este el momento oportuno, una vez que uno ha tenido esta claridad respecto de los hechos y puede darle una opinión valedera a la familia respecto de qué es lo que ocurrió.

SUCESOS

Pedro Goldenberg es el defensor de uno de los detenidos por la muerte del camionero: su defendido fue el único en declarar, negando las acusaciones

Publicado

el

El abogado pehuajense, Pedro Goldenberg, fue entrevistado en sede judicial ayer al mediodía por diversos medios nacionales, donde confirmó que asumió la defensa de Federico Fernández, uno de los tres aprehendidos por la Policía tras la muerte de Jara en Daireaux. El defendido por Goldenberg fue el único de los imputados que declaró. Afirmó que iba en el asiento del acompañante y que las piedras se arrojaron desde la caja de la camioneta. El fiscal Fabio Arcomano solicitará la detención de los tres involucrados.

Los tres detenidos por el ataque al camionero en Daireaux fueron indagados este jueves. Dos de ellos se negaron a declarar. El único que brindó su testimonio fue Federico Fernández, quien aseguró que iba en el asiento del acompañante y que la piedra que impactó contra el camión fue arrojada desde la caja de la camioneta.

IMPUTADOS

Los imputados son Fabián Paredes, de 44 años; Federico Javier Fernández, de 34 años, y Darío Javier Martín, de 46 años. Los tres llegaron a la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Trenque Lauquen este jueves alrededor de las 7 de la mañana después de estar detenidos en tres comisarías diferentes.

CAMIONETA

Paredes manejaba la camioneta Fiat Strada blanca en la que los tres persiguieron a Jara después de que se negara a detenerse en el piquete de la Ruta 65. En un principio trascendió que Fernández se encontraba del lado izquierdo de la camioneta, el más cercano al camión, por lo que se creía que él arrojó la piedra.

“ESTÁ MUY AFLIGIDO”

El transportista, el único de los tres que contrató un abogado particular, negó las acusaciones. Aseguró que él iba sentado en el asiento del acompañante y que las piedras fueron arrojadas desde la parte trasera del vehículo. Su defensor, el pehuajense Pedro Goldenberg, afirmó que está “muy afligido por el fallecimiento de un colega”.

“ÉL CREÍA QUE ERA PARA AYUDAR”

“Contó que hubo una trifulca, un hecho violento, donde él simplemente intentó separar. En un momento le piden que suba a una camioneta. Él creía que era para ayudar, para identificar un supuesto ilícito, llamaron a la policía y demás”, relató el abogado pehuajense.

“NO TIRÓ PIEDRAS”

“Él no tiró piedras. Una persona le pide que suba a la camioneta, sube como acompañante y no hay manera que pueda ver lo que sucede en la caja. A criterio de este defensor, yo entiendo que ni siquiera le cabe una imputación como partícipe necesario”, concluyó Goldenberg en C5N.

DETENCIÓN

El fiscal Fabio Arcomano aseguró que, a pesar de este testimonio, pedirá la detención de los tres imputados. “La causa sigue su trámite. Hay que corroborar esa serie de datos que brindó. Entiendo que la imputación sigue siendo la misma. La fiscalía va a solicitar la detención de los tres involucrados”, aseguró.

“Yo entiendo que hubo una participación donde cada uno llevó adelante una serie de actos que llevaron al resultado final. Entiendo que tuvieron que ver los tres en el hecho criminal. Veremos si la jueza de garantías comparte el criterio de la fiscalía”, concluyó.

Seguir leyendo

SUCESOS

Encontraron la piedra que mató al camionero en Daireaux y el fiscal confirmó que Jara falleció producto del impacto de la piedra

Publicado

el

El fallecimiento de Guillermo Andrés Jara, camionero de 45 años con domicilio en General Rodríguez, acontecido el lunes en inmediaciones del acceso a la ciudad de Daireaux como consecuencia de un ataque a pedradas, movilizó al fiscal de Trenque Lauquen, Dr. Fabio Arcomano, quien en las primeras horas de la tarde de ayer formuló algunas declaraciones para la prensa nacional. La noticia más resonante que aportó el agente fiscal guarda relación con el hallazgo de la piedra que ocasionó la muerte del infortunado transportista. La misma fue arrojada contra el parabrisas del camión y, al traspasarlo, golpeó contra la cabeza de Jara ocasionándole la muerte, según se desprende de la autopsia realizada.

Ayer, en horas de la tarde, la Policía Bonaerense en Daireaux recibió dos llamados con pocos minutos de diferencia. En el primero, un presunto “camionero autoconvocado” que participaba del paro de transportistas en la Ruta Provincial 65 denunció que el chofer de un camión que no quiso plegarse al piquete les había exhibido una carabina para poder continuar su marcha. Cuando los efectivos se dirigían al lugar para tratar de interceptarlo, casi en simultáneo recibieron otro alerta. Esta vez, les avisaron que sobre la misma ruta un camión se había despistado.

Al llegar al lugar del accidente, observaron que el conductor estaba inconsciente y con la cabeza cubierta de sangre. Una ambulancia lo trasladó a un hospital cercano, pero finalmente murió.

Lo que hasta ese momento no sabían los uniformados es que los dos llamados al 911 estaban relacionados y que se referían a la misma persona: Guillermo Andrés Jara, el camionero de 45 años oriundo de General Rodríguez que perdió la vida ayer tras ser atacado a piedrazos cuando quiso eludir el corte de transportistas que protestan por la falta de gasoil.

La información policial que tiene en su poder el fiscal de la causa, Fabio Arcomano, titular de la UFI Nº3 de Trenque Lauquen, es que Jara, que trabajaba para la empresa Transporte Segovia, también de General Rodríguez, había salido durante la mañana de esa localidad -en la que reside- para entregar una carga cuando fue sorprendido por la medida de fuerza.

PIQUETE Y LLAMADOS AL 911

Según los testigos, el conductor habría querido evadir el piquete que se había formado en el ingreso a Daireaux, sin hacer caso a la orden de los transportistas de que detuviera la marcha, y continuó su camino en dirección a la localidad de Laguna Alsina.

Y es acá donde comienzan a surgir algunos elementos llamativos que deberá dilucidar el fiscal. En el primero llamado al 911 que recibió la Policía, el camionero que participaba del piquete denunció que Jara los había amenazado con un arma de fuego tipo carabina para que los dejaran seguir su camino por la Ruta 65. Por el momento se desconoce oficialmente si hubo algún tipo de enfrentamiento entre el chofer de 45 años y los manifestantes antes de que eludiera el piquete. Según trascendió en medios locales, los choferes autoconvocados trataron de retener al hombre pero no lograron el objetivo. Como pudo, Jara siguió su camino.

Fue entonces que se sumó a la historia el segundo llamado, el del accidente del camión sobre la Ruta Provincial. Cuando llegaron al lugar del siniestro -a unos cinco kilómetros de Daireaux- los efectivos no sólo observaron que el conductor tenía la cabeza y la cara cubiertas de sangre, sino que el parabrisas tenía un agujero de gran tamaño. A simple vista se notaba que un objeto contundente había atravesado el vidrio.

A esa altura, Jara todavía estaba con vida. Estaba completamente inconsciente pero su corazón todavía latía. Minutos después llegó personal médico de emergencias para tratar de asistir a la víctima y cuando lo sacaron del habitáculo del camión para trasladarlo a la ambulancia, el cuerpo del chofer moribundo arrastró desde el interior del vehículo una piedra de gran porte, que cayó finalmente cayó al suelo.

ORDENÓ

Tras la confirmación de la muerte, Arcomano ordenó la intervención de la Policía Científica de la ciudad de Pehuajó, quienes en conjunto con la DDI de Trenque Lauquen, pudieron conectar los dos llamados al 911 y establecer que se trataría de un mismo episodio.

Gracias a la declaración de testigos y averiguaciones que pudieron obtener, los investigadores establecieron que después de que Jara eludió el piquete, tres hombres que participaban de la protesta se subieron a bordo de una camioneta Fiat Strada de color blanco y comenzaron a perseguir al camionero a lo largo de la Ruta 65 hasta que lo interceptaron y presuntamente le arrojaron la piedra que e hizo perder el control de su camión.

TRES APREHENDIDOS

Las fuentes consultadas por este medio indicaron que la camioneta era conducida por Héctor Fabián Paredes, de 44 años, quien estaba en compañía de Federico Javier Fernández (33) y Darío Javier Martín (46). Según fuentes policiales, este último habría sido la persona que arrojó la roca contra el parabrisas. Los tres, camioneros como domicilio en Daireaux, quedaron bajo control de la Justicia, en calidad de aprehendidos.

“JARA MUERE POR EL PIEDRAZO”

El fiscal señaló que “Jara muere porque el piedrazo fue de tal magnitud y de tal violencia que le destroza el cráneo, impacta en el frontoparietal izquierdo y la muerte violenta se produce minutos después que el cae. Esta situación de despiste del camión, es producto de la violencia y él cae prácticamente muerto”.

FILMACIÓN

Arcomano también dijo que Jara estaba filmando el ataque con su teléfono celular, que fue recuperado por la policía, motivo por el cual es altamente factible que pueda haber evidencia en video de las circunstancias de la agresión, lo que se develará cuando se intervenga pericialmente sobre dicho dispositivo.

ARMADO

Algunas versiones que circularon ayer mismo en redes sociales daban cuenta de que Jara habría estado armado. El fiscal explicó al respecto que se constató que sólo tenía en su poder un rifle de aire comprimido.

El mismo relato del funcionario del Ministerio Público aportó detalles sobre la modalidad del ataque. Expresó que Jara fue perseguido por un camión, una camioneta Fiat Strada y un Peugeot 3008. A bordo de la caja de la camioneta Fiat viajaban dos personas paradas y cuando rebasaron la línea del rodado conducido por Jara estas dos personas se bajaron, tomaron piedras y las arrojaron de frente provocando el luctuoso desenlace.

“EVIDENCIAS DE ALTO VALOR PROBATORIO”

Si bien se han recogido evidencias de alto valor probatorio, aún no se ha constatado cuál de los tres aprehendidos fue quien arrojó la piedra mortal. Las tres personas aún no fueron indagadas y fueron trasladadas a diferentes comisarías de la provincia todavía en calidad de aprehendidos. Se trata Fabián Paredes, de 44 años, Darío Martín, de 47 y Federico Fernández, de 34, todos camioneros radicados en Daireaux.

Según se puede ver en una imagen que circuló en las redes sociales, el camión que conducía Jara, padre de una hija de 18 años, quedó destruido a un costado de la ruta y con el agujero en el parabrisas. Al respecto, las fuentes judiciales remarcaron que el tamaño del orificio da cuenta de la violencia del impacto y de la intención “homicida” de los agresores.

Por lo pronto, para la Justicia se trató de una “acción homicida” y ahora el fiscal Arcomano tiene 48 horas para indagar a los sospechosos. De hecho, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, coincidió con la Justicia, y dijo que los agresores “son asesinos”. “Yo los catalogo como asesinos, es inadmisible lo que hicieron y ojalá que la justicia actúe con serenidad”, dijo el funcionario en diálogo con el programa de radio Bahía Hoy. (Con información de Infobae, Radio Más y Diario La Mañana de Bolívar).

Seguir leyendo

SUCESOS

Nuevos detalles del crimen del camionero: una persecución que terminó en muerte y la extraña versión de la carabina

Publicado

el

El ataque ocurrió ayer por la tarde a cinco kilómetros del ingreso a la ciudad de Daireaux. Cómo fue la violenta secuencia y qué sabe la Justicia por ahora. Hay tres aprehendidos. Exclusivo, las imágenes de los detenidos y de la piedra.

Ayer, en horas de la tarde, la Policía Bonaerense en Daireaux recibió dos llamados con pocos minutos de diferencia. En el primero, un presunto “camionero autoconvocado” que participaba del paro de transportistas en la Ruta Provincial 65 denunció que el chofer de un camión que no quiso plegarse al piquete les había exhibido una carabina para poder continuar su marcha. Cuando los efectivos se dirigían al lugar para tratar de interceptarlo, casi en simultáneo recibieron otro alerta. Esta vez, les avisaron que sobre la misma ruta un camión se había despistado.

Al llegar al lugar del accidente, observaron que el conductor estaba inconsciente y con la cabeza cubierta de sangre. Una ambulancia lo trasladó a un hospital cerano, pero finalmente murió.

Lo que hasta ese momento no sabían los uniformados es que los dos llamados al 911 estaban relacionados y que se referían a la misma persona: Guillermo Andrés Jara, el camionero de 45 años oriundo de General Rodríguez que perdió la vida ayer tras ser atacado a piedrazos cuando quiso eludir el corte de transportistas que protestan por la falta de gasoil.

Fuentes judiciales revelaron varios detalles de cómo comenzó la salvaje secuencia según testimonios recolectados. También, qué elementos le permiten a la Justicia tener en este momento a tres camioneros aprehendidos como principales sospechosos de la muerte de Jara.

La información policial que tiene en su poder el fiscal de la causa, Fabio Arcomano, titular de la UFI Nº3 de Trenque Lauquen, es que Jara, que trabajaba para la empresa Transporte Segovia, también de General Rodríguez, había salido durante la mañana de esa localidad -en la que reside- para entregar una carga cuando fue sorprendido por la medida de fuerza.

Según los testigos, el conductor habría querido evadir el piquete que se había formado en el ingreso a Daireaux, sin hacer caso a la orden de los transportistas de que detuviera la marcha, y continuó su camino en dirección a la localidad de Laguna Alsina.

Y es acá donde comienzan a surgir algunos elementos llamativos que deberá dilucidar el fiscal. En el primero llamado al 911 que recibió la Policía, el camionero que participaba del piquete denunció que Jara los había amenazado con un arma de fuego tipo carabina para que los dejaran seguir su camino por la Ruta 65. Por el momento se desconoce oficialmente si hubo algún tipo de enfrentamiento entre el chofer de 45 años y los manifestantes antes de que eludiera el piquete. Según trascendió en medios locales, los choferes autoconvocados trataron de retener al hombre pero no lograron el objetivo. Como pudo, Jara siguió su camino.

Fue entonces que se sumó a la historia el segundo llamado, el del accidente del camión sobre la Ruta Provincial. Cuando llegaron al lugar del siniestro -a unos cinco kilómetros de Daireaux- los efectivos no sólo observaron que el conductor tenía la cabeza y la cara cubiertas de sangre, sino que el parabrisas tenía un agujero de gran tamaño. A simple vista se notaba que un objeto contundente había atravesado el vidrio.

A esa altura, Jara todavía estaba con vida. Estaba completamente inconsciente pero su corazón todavía latía. Minutos después llegó personal médico de emergencias para tratar de asistir a la víctima y cuando lo sacaron del habitáculo del camión para trasladarlo a la ambulancia, el cuerpo del chofer moribundo arrastró desde el interior del vehículo una piedra de gran porte, que cayó finalmente cayó al suelo.

Por las dimensiones de la roca, creen que es muy probable que el orificio en el parabrisas haya sido ocasionado por el proyectil. Lo que no está claro aún es si la herida fue producto del piedrazo o del choque del camión. En cambio, sí trascendió, de acuerdo con el diario Brújula 24, que Jara falleció por un traumatismo grave de cráneo.

Con la aparición en escena de la piedra, los policías avisaron a la Ayudantía Fiscal de Daireaux, a cargo de Augusto Lino Erlotegui, quien llegó al lugar. Al mismo tiempo, la víctima fue llevada hasta un hospital local, aunque al poco tiempo de llegar, murió. El golpe en su cráneo fue certero.

Tras la confirmación de la muerte, Erlotegui ordenó la intervención de la Policía Científica de la ciudad de Pehuajó, quienes en conjunto con la DDI de Trenque Lauquen, pudieron conectar los dos llamados al 911 y establecer que se trataría de un mismo episodio.

Gracias a la declaración de testigos y averiguaciones que pudieron obtener, los investigadores establecieron que después de que Jara eludió el piquete, tres hombres que participaban de la protesta se subieron a bordo de una camioneta Fiat Strada de color blanco y comenzaron a perseguir al camionero a lo largo de la Ruta 65 hasta que lo interceptaron y presuntamente le arrojaron la piedra que e hizo perder el control de su camión.

Las fuentes consultadas por este medio indicaron que la camioneta era conducida por Héctor Fabián Paredes, de 44 años, quien estaba en compañía de Federico Javier Fernández (33) y Darío Javier Martín (46). Según fuentes policiales, este último habría sido la persona que arrojó la roca contra el parabrisas. Los tres, camioneros como domicilio en Daireaux, quedaron bajo control de la Justicia, en calidad de aprehendidos.

Tanto el camión Mercedes Benz Axor que manejaba la víctima como la Fiat Strada fueron incautados. Además, los investigadores secuestraron los celulares de los sospechosos. Extrañamente, hay algo que no se secuestró: la supuesta carabina con la que Jara los había amenazado. No figura en ninguna lista a la que accedió este medio.

Por lo pronto, para la Justicia se trató de una “acción homicida” y ahora el fiscal Arcomano tiene 48 horas para indagar a los sospechosos. De hecho, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, coincidió con la Justicia, y dijo que los agresores “son asesinos”. “Yo los catalogo como asesinos, es inadmisible lo que hicieron y ojalá que la justicia actúe con serenidad”, dijo el funcionario en diálogo con el programa de radio Bahía Hoy.

Según se puede ver en una imagen que circuló en las redes sociales, el camión que conducía Jara, padre de una hija de 18 años, quedó destruido a un costado de la ruta y con el agujero en el parabrisas. Al respecto, las fuentes judiciales remarcaron que el tamaño del orificio da cuenta de la violencia del impacto y de la intención “homicida” de los agresores.

(Con Información de Infobae, DIB, y medios regionales).

Seguir leyendo