Conectar con nosotros

DEPORTES

Un Drago real

Publicado

el

El lapso comprendido entre las últimas horas del 30 de junio de 1975 y las primeras del día siguiente, según el punto del planeta desde se observe dicho horario, tuvo una gran significancia para el boxeo mundial por tres razones que quedaron en la historia. Una de ellas fue que por primera vez, el mítico estadio neoyorkino denominado “Madison Square Garden” recibió al argentino Carlos Monzón, quien esa noche realizó la undécima defensa de su título de campeón mundial de los pesos medianos, versión Asociación Mundial de Boxeo (A.M.B.), ante el norteamericano de ascendencia japonesa Tony Licata.

La otra razón fue que en esa misma velada, por primera vez –de las tres que ocurriría a lo largo del siglo XX– dos boxeadores argentinos se enfrentaron en una pelea con un título mundial en juego. Se trató del campeón mundial Víctor Emilio Galíndez, quien expuso su corona ecuménica de los semipesados (A.M.B.), frente al mendocino Jorge Víctor “Aconcagua” Ahumada, viejo y conocido rival con el que ya se había enfrentado en cuatro ocasiones, entre julio de 1970 y octubre de 1971, con tres victorias para el muchacho de Vedia, provincia de Buenos Aires, y una para el cuyano, quien a partir de 1972 se radicó en los Estados Unidos.

Y la tercera razón fue que esa noche, a través de una pantalla gigante instalada en el referido Madison, se transmitió en directo una pelea celebrada en Kuala Lumpur, capital de Malasia, donde el campeón del mundo de los pesados, Muhammad Alí, exponía, ante el gigante británico Joe Bugner, el título que había recuperado meses atrás al noquear a George Foreman en África y que luego había retenido ante Chuck Wepner y Ron Lyle.

Era la segunda vez que Alí enfrentaba a Bugner, y es precisamente en la figura de este boxeador donde pretendo detenerme.

József Kreul Bugner, tal su nombre real, nació el 13 de marzo de 1950 en Szöreg, al sur de Hungría, pero, curiosamente, posee tres nacionalidades, dado que también ha sido reconocido como ciudadano del Reino Unido, a donde se radicó con su familia cuando apenas tenía seis años, y de Australia, donde actualmente reside.

Con un impresionante físico, alcanzando una estatura de 1.93 metros y unos cien kilogramos de peso, Joe asombró cuando desarrolló su carrera en el pugilismo, donde debutó a los 17 años, y cuatro años después ya había obtenido el campeonato de los pesados de la Commonwealth británica y  el máximo título europeo, siendo ya conocido como un rubio gigante que empezaba a ser visto como una nueva esperanza blanca.

Recordemos que, salvo pequeños interregnos (el último había tenido como gran protagonista a Rocky Marciano entre 1953 y 1955), el campeonato mundial de los pesos pesados había estado generalmente en poder de pugilistas de raza negra, por lo que cuando aparecía un blanco al que se le veían condiciones como para aspirar a tan calificada corona, se lo envolvía en un halo de esperanza.

En sus tiempos de juventud plena, Bugner derrotó a dos argentinos: Eduardo Corletti, al que venció por puntos, y Miguel Ángel Páez, a quien noqueó. Tiempo después, ya más maduro y golpeado, noqueó a otro compatriota nuestro: Santiago Alberto Lowell, todas peleas celebradas en el corazón de Inglaterra.

A los 22 años tuvo la oportunidad de enfrentar al excampeón mundial Muhammad Alí. Para entonces, Bugner llevaba una gran campaña de 48 peleas como profesional, pero en el registro de sus vencidos no aparecían nombres demasiado importantes en la historia del boxeo internacional como para sostener, en esos éxitos, una seria aspiración de alcanzar los planos más elevados de la actividad.

El combate, programado para el 14 de febrero de 1973 en Las Vegas, resultaba muy esperado debido al contraste total entre razas, estilos y características. Una especie de adelanto de lo que años después se vio en la inolvidable Rocky IV, film donde se produce un dramático enfrentamiento entre el moreno, excampeón mundial, Apollo Creed (encarnado por Carl Weathers) y el gigante rubio de la Unión Soviética, Iván Drago (encarnado por Dolph Lundgren). Una pelea donde la devastadora potencia del ruso termina destruyendo a Creed que muere sobre el ring.

No obstante, a esta altura considero oportuno aclarar tres puntos. Primero: está claro que ello es ficción. Segundo: Bugner no tenía la potencia de Drago. Y tercero: Alí no era tan confiado como Creed.

Naturalmente ganó Alí, por puntos, pero el inglés dejó la impresión suficiente como para que le ofrecieran una pelea casi inmediatamente contra Joe Frazier que acababa de perder la corona mundial de los pesados, y su condición de invicto tras 29 peleas, ante George Foreman, al que no llegó a aguantarle dos asaltos.

¿Estaba acabado Frazier por ello? ¿Era una buena oportunidad para Bugner en esas condiciones? Desde lo económico sí. Desde lo deportivo, quedó claro que Frazier seguía estando arriba y ganó por puntos.

Sin embargo Bugner, lejos de verse negativamente afectado por ambas derrotas, creció en su boxeo y tras obtener ocho victorias consecutivas, venciendo entre otros al excampeón mundial Jimmy Ellis, tuvo la chance por el campeonato mundial ante el nuevo titular, Muhammad Alí, aquella noche de hace 45 años.

Cuando subieron al ring montado al aire libre, Alí ya no era aquel mágico bailarín de estéticos desplazamientos e impresionante precisión en sus golpes, sino que se había convertido en el hombre que había logrado lo que parecía imposible: recuperar la corona máxima noqueando a George Foreman, hasta entonces considerado una máquina letal de destrucción con patente de invencible.

Para cuando Alí y Bugner estuvieron frente a frente por segunda vez escuchando las instrucciones previas a la pelea, Víctor Galíndez había vencido claramente por puntos al compatriota Jorge “Aconcagua” Ahumada, a quien había derribado al final del tercer round, mientras que Carlos Monzón había dado fácil cuenta de su rival norteamericano Tony Licata, al que había derrotado, casi displicentemente, por knock out técnico en el décimo asalto cuando, para la opinión generalizada, debió haber definido el combate mucho tiempo antes, dado que Licata no estaba a la altura del acontecimiento.

Al parecer, Bugner y Alí tampoco lo estuvieron y dieron vida –si es que se puede llamar vida– a una pelea aburrida donde Alí hizo muy poco, aunque suficiente como para ganar a lo largo de quince interminables asaltos, y Bugner apenas si pudo inquietar con algunos mazazos poco ortodoxos que Alí supo amortiguar o esquivar en su gran mayoría.

A diferencia de Drago que, luego de noquear a Creed y ser noqueado por Rocky Balboa se retiró agobiado por el abandono de su nación, Bugner amagó un retiro pero siempre estuvo volviendo. Es cierto que perdió con importantes figuras de los pesados, como Ron Lyle (quien le dio una verdadera paliza) y Ernie Shavers, pero ganó unas cuantas peleas hasta que, finalmente se retiró, con 48 años, poco después de obtener el campeonato mundial pesado de la Federación Mundial de Boxeo, entidad de escaso predicamento, al vencer a otro veterano, James “Rompehuesos” Smith, aquel que había sido rival de Mike Tyson veinte años antes.

Joe Bugner se fue dejando un registro de 69 victorias (41 de ellas antes del límite), 13 derrotas y un empate, aunque como Dolph Lundgren (el Iván Drago de la ficción), incursionó en el cine y llegó a filmar junto a Jean Claude Van Dame, como así también junto a la famosa dupla: Terence Hill y Bud Spencer.

¿Stallone se inspiró en Bugner para crear a Drago? No lo sabemos. Sí sabemos que el reconocido actor solía ver boxeo y de hecho había visto la pelea de Alí frente a Wepner (que lo inspiró para crear a Rocky Balboa), celebrada tres meses antes de la segunda pelea contra Bugner.

Lo cierto es que Joe Bugner existe, y en 2013 fue publicada su autobiografía donde cuenta atractivos pasajes de su historia.

Obtuvo varios títulos y enfrentó a famosos norteamericanos como Alí, Frazier (padre e hijo), Ellis, Lyle, Shavers, el inglés Cooper, y latinoamericanos como Roberto Dávila y “Pulgarcito” Ramos, además de los argentinos mencionados. Fue una figura más que respetable sobre el ring pero, a medida que avanzo en su historia me convenzo más que Joe Bugner fue el inspirador de Iván Drago, o mejor dicho: el Drago real.

Roberto F. Rodríguez.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DEPORTES

Trote: se disputó la primera Copa “profesor Julio Rodríguez”

Publicado

el

Se desarrollaron 11 carreras el sábado y 14 el domingo.

Un fin de semana a puro trote, con reuniones los días sábado y domingo, se vivió en el hipódromo local. Hubo 11 carreras en la primera jornada y 14 en la segunda, oportunidad en la que se realizaron las finales.

Ambas reuniones, a pesar del viento y el frío, no registraron lluvias, contando con una gran asistencia de público, que dio marco a una verdadera fiesta del trote regional.

Nuestro colega, el periodista deportivo Miguel Monetta, trazó un balance muy positivo de lo ocurrido el fin de semana en el hipódromo local, con una muy buena respuesta de ejemplares de toda la región, en lo que fue la primera edición de la Copa Profesor Julio Rodríguez, iniciativa de la actual Comisión Directiva. Señaló que fueron 11 carreras el sábado y 14 el domingo, y las finales se fueron para machos a Lincoln y para hembras, a Trenque Lauquen.

Monetta apuntó, en una nota cedida a Radio Mágica, que la inscripción fue muy buena, y a pesar del clima desapacible, el público también respondió; además, se corrieron algunos clásicos y todo fue una fiesta.

Anunció que el próximo fin de semana se corre el nacional de hijo y la copa criadores de tres años en Hurlingham.

Seguir leyendo

DEPORTES

Pilotos locales ganaron en “El Fortín” de Henderson

Publicado

el

La 7º fecha contó con un parque automotor de más de 100 autos.

Con un parque automotor de 102 autos, las CRAS, corrieron la séptima fecha del calendario en el circuito “El Fortín” de Henderson donde hubo triunfos pehuajenses.

En el Turismo 2000, José Luis Di Benedetto ganó ambas finales. “Coco” fue el amplio dominador del fin de semana en la divisional.

En la primera de ellas, los pehuajenses Rodrigo Gutiérrez, Agustín Debórtoli y Leonel Vaquero se metieron entre los cinco. Luciano Corvalán, fue sexto, Pablo San Sebastián, José Del Pup y Julio Precopio entre los diez.

En la segunda, “Coco” fue escoltado por el bolivarense Torrontegui. Tercero fue el pehuajense Del Pup y cuarto Corvalán. San Sebastián, Debórtoli, Lasca y Precopio se metieron entre los diez.

En la Clase A 1.4, en la final A, fueron victorias del bolivarense Alán Torrontegui y en la segunda el tejedorense Andrés Pablo.

Entre los pehuajenses, en la primera final, fue tercero José Luis Di Benedetto, cuarto Nicolás Rossi y quinto Blas Martínez. El pasense Mauro Virgili fue sexto, noveno fue Matías Lamanna y décimo Matías Higueras.

En la segunda, el mejor representante local fue Javier Toledo al culminar en el segundo puesto. Cuarto Blas Martínez, quinto Nicolás Rossi, noveno Di Benedetto y décimo Matías Lamanna.

En la final B, el piloto de nuestra ciudad Mario Hazelhoff ganó ambas finales. Santiago Lamanna fue segundo, Mario Changazzo tercero y el pasense Ricardo Gróttoli cuarto. Biroccio séptimo, Oyhanarte octavo, Marcos Higueras noveno y Piñanelli décimo.

En la segunda, fue todo de pehuajense. A Hazelhoff lo escoltaron Lamanna, Piñanelli, Marcos Higueras, Villar y Changazzo. Octavo Ortiz y décimo Grottoli. Ocho pehuajenses entre los diez.

En Minicafeteras, la primera final quedó en manos del piloto de Huanguelén Luciano Maierhofer y la segunda por el deorense Cristian Alvárez.

En el Supercar, la primera final A quedó en manos del piloto de Ameghino Federico Corral y la segunda del hendersonense Juan Salaber. Ernesto Maggio fue cuarto en la primera y abandonó en la segunda.

En la B, fueron victorias del villeguense Jorge Beloscar y del piloto de Henderson Juan García.

Entre los pehuajenses, en la primera B, fue segundo Manuel Romero, sexto Alfredo De Faccio y octavo Marcos Martín de Mones Cazón.

En la segunda, cuarto finalizó De Faccio, sexto Martín, noveno González y décimo Romero

MINICAFETERAS

FINAL 1

1°) Luciano Maierhofer

2°) Iñaky Gurruchaga

3°) Tomas Grant

4°) Cristian Álvarez

5°) Román Roppel

FINAL 2

1°) Cristian Álvarez

2°) Tomas Grant

3°) Román Roppel

4°) Iñaky Gurruchaga

5°) Luciano Maierhofer

CLASE A 1.4

FINAL 1 A

1°) Alan Torrontegui

2°) Sebastián Baztarrica

3°) José Luis Di Benedetto

4°) Nicolás Rossi

5°) Blas Martínez

FINAL  1B

1°) Mario Hazelhoff

2°) Santiago Lamanna

3°) Mario Changazzo

4°) Ricardo Gróttoli

5°) Joaquín Rodríguez

FINAL 2 A

1°) Andrés Pablo

2°) Javier Toledo

3°) Alán Torrontegui

4°) Blas Martínez

5°) Nicolás Rossi

FINAL  2B

1°) Mario Hazelhoff

2°) Santiago Lamanna

3°) Cristian Pignanelli

4°) Marcos Higueras

5°) Alexis Villar

TURISMO 2000

FINAL 1

1°) José Luis DI Benedetto

2°) Marcelo Méndez

3°) Rodrigo Gutiérrez

4°) Agustín Debórtoli

5°) Leonel Vaquero

FINAL 2

1°) José Luis DI Benedetto

2°) Alan Torrontegui

3°) José Del Pup

4°) Luciano Corvalán

5°) Marcelo Méndez

SUPERCAR

FINAL 1 A

1°) Federico Corral

2°) José Arbas

3°) Ariel Managó

4°) Ernesto Maggio

5°) Sergio Nievas

FINAL  1B

1°) Jorge Beloscar

2°) Manuel Romero

3°) Juan Miguez

4°) Joaquín Martínez

5°) Juan García

FINAL 2 A

1°) Juan Salaber

2°) Luciano Bathis

3°) Fernando Biagioni

4°) Guillermo García

5°) Ariel Managó

FINAL  2B

1°) Juan García

2°) Jorge Beloscar

3°) Juan Míguez

4°) Alfredo De Faccio

5°) Joaquín Martínez

Fuente: Lanza la Bola Deportes.

Seguir leyendo

DEPORTES

Máximo Evans Weiss redondeó un buen fin de semana

Publicado

el

Finalizó 7º en la primera final. El domingo se vio relegado por un toque.

Máximo Evans Weiss redondeó un buen fin de semana en el circuito de Villicum, San Juan, dónde la Fórmula 3 Metropolitana disputó su séptima fecha y compartió la acción con el Turismo Carretera, en el marco de los festejos por su 85º Aniversario.

El piloto local se destacó en la primera final del sábado, ocupando el 7º lugar, tras una gran actuación. Pero el domingo, en la accidentada segunda final de la categoría, finalizó en el puesto 32º, luego de verse relegado por un toque en el inicio de la competencia, con lo que debió ingresar a boxes y perdió una vuelta.

CONTUNDENCIA ABSOLUTA

Enzo Torres dominó de principio a fin la primera final del fin de semana. Felipe Bernasconi y Tomás Pellandino lo escoltaron en el podio.

A pesar de los ingresos del auto de seguridad, la carrera fue emotiva y vibrante, pero con un solo dominador: Enzo Torres.

El piloto del Eprom Racing largó desde el lugar de privilegio y nada lo detuvo en su paso triunfal, consiguiendo su segundo éxito en 30 participaciones.

Felipe Bernasconi en un muy buen avance ocupó el segundo escalón del podio mientras que, tras una ardua lucha, finalizó tercero Tomás Pellandino, ambos pilotos del Satorra Competición. Los trofeos de los ocupantes del mismo fueron entregados por Mercedes Morach – Gerente Banca Minorista-, Adolfo Muchino – Gerente de Finanzas – y Lucas Gil – Área Marketing, integrantes del @bancosanjuan entidad main-sponsor del fin de semana deportivo.

Manuel Borgert fue otro de los que fue en ascenso para llegar 4. °, en tanto que Felipe Rey con el 5° lugar logró recortar buenos puntos en la tabla anual. Tomás Granzella llegó 6°, seguido de Máximo Evans Weiss, Ignacio Monti, Nazareno López y Juan Pablo Guiffrey, que tras el cambio de motor realizó una estupenda remontada para finalizar 10. ° y se mantiene en la cima del campeonato.

Destacada actuación había tenido Emiliano Puerto, que peleó arduamente por el podio en toda la final, pero en uno de los relanzamientos se le movió el auto y luego fue recargado con 10 segundos, por lo que “cayó” al 17. ° lugar, por delante de Federico Hermida, que también cambió motor y largó retrasado, sumando igualmente algunos puntos en la tabla anual.

BAUTISMO TRIUNFAL DE BERNARDELLI

El piloto del Eprom Racing logró su primera victoria en un fin de semana soñado para el equipo con base en Pérez, Santa Fé.

La segunda final del fin de semana se inició con los 42 protagonistas en la grilla de partida, con Tomas Pellandino y Enzo Torres – ganador de la final de ayer – en la primera fila. Picó en punta el piloto de Concepción del Uruguay seguida por el volante de Hurlingham, pero ya en la primera curva comenzaban las novedades, los toques producían un total de 4 ingresos del auto de seguridad, pero eso no empañó el espectáculo. Adelante Gino Bernardelli saltaba de la cuarta colocación a la punta y detrás de él peleaban por la posición de escolta Felipe Bernasconi con el poleman Pellandino. Se enredaban en distintas situaciones y quedaban al costado del camino protagonistas de lujo como “Toto” Torres, Felipe Rey, Franco Lucero, Simón Volpi, ´Naza´ López, entre otros.

El cuarto A.S. fue por una múltiple carambola entre Esteban Luna, “Chuck” y Mairú Herrera, lo que determinó que la última vuelta fue a velocidad plena, bandera a cuadros y primer triunfo de Gino Bernardelli en la categoría – en su carrera número 29 -, siendo escoltado por Tomás Pellandino y Felipe Bernasconi, ambos repitiendo el 2-3 de la primera final, pero en orden inverso. Completaron el top ten Francisco Luengo, Genaro Rasetto, Agustín Buralli, Alfredo Esterkin, Emiliano Puerto, Sofia Percara e Ian Pierantonelli.

Gran paso de la Fórmula 3 Metropolitana por Villicum acompañando al TC en la fiesta de los 85 años.

Seguir leyendo