Conectar con nosotros

DEPORTES

Viveza porteña e instinto goleador

Publicado

el

Visitó Pehuajó siendo cuando estaba a punto de debutar en primera y formar parte de la máxima categoría del fútbol argentino. Un delantero llamado a ser goleador pero que terminó siendo conocido también por ciertas actitudes dentro del campo de juego. Aun así, figura entre los grandes artilleros de la historia.

CARONE

Juan Carlos Carone, dado que de él se trata, nació el 18 de mayo de 1942 en Capital Federal, cuando sus padres habitaban una casa de calle Humboldt nº 753, en el barrio de Villa Crespo, siendo el único hijo de don Juan Carone y de doña Agustina Cánepa.

EL FÚTBOL

El fútbol lo apasionó desde muy chico como a tantos pibes, y con apenas diez años empezó a jugar para el club llamado Titanes de Belgrano que participaba en torneos para categorías infantiles. Pero luego jugó para el Olimpia de Villa Luro, destacándose en los certámenes donde se hacía presente.

RIVER PLATE

Sus condiciones no pasaron inadvertidas y aunque surgieron varias posibilidades, lo llevaron a probarse a River Plate. Las gestiones las realizó Juan Carlos Schneider, familiar de Carone, que integraba el plantel de tercera división de la institución del barrio de Núñez y el pibe no lo defraudó, quedando fichado para la novena.

Pudo haber seguido en River pero no era tenido muy en cuenta como titular, dado que su delgadez parecía ser un serio obstáculo para actuar como centrodelantero, su puesto, por lo que se cansó de no tener continuidad y pidió el pase para Atlanta.

BOHEMIO

Carone vivía todavía en Villa Crespo, muy cerca de la cancha de Atlanta y, según cuentan, su casa era utilizada para guardar algunas banderas y bombos. Por eso su cercanía con el club al que se incorporó, con 15 años de edad, a la quinta división. Y allí se sintió a gusto.

El propio Carone ha contado que participó de la prueba que le hicieron en Atlanta, al luego famoso Hugo Orlando Gatti, que había asistido con intenciones de incorporarse a la institución y el gran Pichino lo bombardeó a pelotazos.

PICHINO

Conocido como “Pichino”, debe este apodo a un italiano que alquilaba una habitación en aquella casa de Villa Crespo y que lo llamaba de esa manera porque, en aquellos años, Carone era un niño. Sin embargo, ese sobrenombre lo ha acompañado siempre.

RESERVA

Su ascenso en Atlanta fue firme y en 1960 lo consideraban en condiciones de debutar en primera cuando todavía no había cumplido sus 18 años, pero tuvo que esperar y siguió jugando en reserva, división con la visitaría Pehuajó en el otoño de 1962.

En ese año la selección lugareña había formado un gran equipo con miras al campeonato argentino y necesitaba rivales de categoría para medir su verdadero nivel. Así fue que contrataron a Atlanta, para que, con un plantel conformado por jugadores de reserva y algunos de primera división, disputara dos partidos frente al seleccionado pehuajense.

EN PEHUAJÓ

Atlanta jugó dos encuentros en nuestra ciudad durante los días 25 y 26 de mayo de ese año frente al representativo local.

Como ya hemos publicado en otra entrega de “Visitas Ilustres”, en el primero de los partidos, el bohemio aplastó a la selección albiceleste con un lapidario 7 a 1, pero la tarde de Carone sería la siguiente, cuando se disputó el segundo encuentro, siempre en Deportivo Argentino, donde actualmente se encuentra el conocido como Colegio Nacional, y siempre con el arbitraje del porteño Herrera.

LOS EQUIPOS

Raúl Debórtoli, “Bocha” Patiés y Hugo Borjas; Roberto Plaza, Humberto Drago y Felipe Santos; “Piraña” Aveldaño, “Garbanzo” García, Saúl Alcántara, Jorge Vitángeli y David Murugarren fue la formación local para el segundo partido, mientras que la visita lo hizo con: Hugo Orlando Gatti, Pellazini y Franco; Avalos, Campos y Carlos Cueto; Mauro, Juan Carlos Esteban Monge, Antonio Poggi, Juan Carlos Carone y Monteloni.

GOLEADA Y ESCÁNDALO

El ambiente no estaba calmo frente al nuevo compromiso. En la parcialidad local se había instalado que, en el partido del día anterior y con ayuda del árbitro, Atlanta había goleado a una selección alternativa del fútbol lugareño y no a la verdadera selección mayor que era la que ahora enfrentaría a los bohemios. Una selección en la que se habían depositado grandes esperanzas para el nuevo campeonato argentino. No obstante, Atlanta tenía sus méritos y había mostrado su potencial con muy buenos jugadores, como el caso del centrodelantero Antonio Poggi que, en la jornada anterior le había marcado 5 goles al conjunto local. Por eso se esperaba un gran partido, aunque no fue tal.

GOLEADOR

Con la experimentada y muy buena defensa pehuajense ocupándose de neutralizar a Poggi, quedó el camino abierto para Pichino Carone que, siendo netamente diestro, se ubicaba sobre la izquierda del ataque bohemio, aunque no tan hacia el extremo sino mirando hacia el corazón del área local. Así, con Poggi retrasándose por la marca que sufría, Carone empezó a meter diagonales, desarticulando la estructura defensiva y quedando a tiro de la definición, maniobras que le permitieron marcar cuatro goles. El restante lo hizo Mauro.

Los ánimos estaban alterados y el 5 a 0 fue demasiado para parte de la parcialidad local que, cuando solo se habían jugado 15 minutos de la segunda etapa, reaccionó de muy mala manera y agredió al árbitro arrojándole naranjas y otros proyectiles, poniendo el peligro a todos los protagonistas, lo que obligó a la inmediata intervención policial para impedir mayores consecuencias, decretándose la finalización del juego. Un escándalo injustificado que puso un muy mal cierre a la visita del plantel bohemio a Pehuajó.

DEBUT OFICIAL

Apenas unos meses después, el 5 de agosto de 1962, Carone tuvo su oportunidad de debutar en la primera división de Atlanta en un partido oficial por el campeonato de AFA.

Fue en La Plata frente a Gimnasia y el bohemio formó con: Hugo Gatti, también debutante, Clariá y Nuin, Vignale, Asprela y Bonczuk; Carone, Conde, Fernández, Poggi y Roque.

Ganó el Lobo por 2 a 0 y aunque Gatti y Carone no jugaron en el siguiente compromiso, habían dado un paso importante y en poco tiempo serían titulares indiscutidos.

A VÉLEZ

En 1964, luego de haber jugado 44 partidos oficiales en Atlanta, en los que marcó 16 goles, fue transferido a Vélez Sarsfield donde alcanzaría el punto máximo de su fama. Ese año terminó segundo en la tabla de goleadores, a solo un gol del Bambino Veira, pero al año siguiente fue el goleador del torneo.

Su popularidad fue en ascenso y en 1967 jugó cinco partidos en la selección nacional, marcando 2 goles. Para entonces, ya habían empezado a disputarse dos campeonatos oficiales de AFA por año (Metropolitano y Nacional) y para 1968 Vélez había reunido un plantel como pasar sacar de allí a un equipo campeón. Sin embargo, la rotura de su tendón de Aquiles, dejó a Carone fuera de la temporada por demasiado tiempo, aunque Vélez igual se llevó el campeonato Nacional de ese año.

ÚLTIMO TRAMO

Pichino dejó Vélez tras la temporada del ’69, con un registro de 146 partidos oficiales con la casaca de la V en el pecho, en lo que convirtió 76 goles. No obstante, cuando retornó tras aquella dura lesión, le costó recuperar el elevado nivel que había tenido.

Inmediatamente pasó al Racing Club de Avellaneda, donde apenas jugó 10 partidos y marcó 3 goles, y actuó en sus últimos años de carrera en el fútbol mexicano.

EL JUGADOR

Flaco, fibroso y muy oportuno, Juan Carlos Carone, fue un delantero que no lució un amplio abanico de recursos técnicos ni podía esperarse de él una maniobra estéticamente impecable, porque lo suyo era el gol. Su lugar en el mundo era el corazón del área adversaria a donde llegaba para definir. Es cierto que, no teniendo demasiadas virtudes técnicas, se valía mucho de los descuidos en que podían caer los defensores rivales, pero no esperaba a que éstos se descuidaran, sino que iba directamente a molestarlos y provocarlos para sacarlos mentalmente del partido y crear el terreno propicio para el error del contrario producto de la desconcentración, la que trataba de lograr a cualquier precio, aun con actitudes antideportivas. Pero además contaba con grandes cualidades actorales y un “chamuyo” adecuado como para intentar convencer al árbitro de su inocencia.

Por eso lo definieron como el típico porteño vivo, cargado de astucia y picardía puesta al servicio de obtener ventaja a como diera lugar y en cualquier situación. Una pesadilla para los arqueros y defensores rivales que también tomaban represalias y, algunas veces, Pichino cobraba en grande, pero ese era su estilo.

Juan Carlos Carone fue un goleador que dejó su nombre grabado en las estadísticas del fútbol argentino y que, alguna vez, pasó por Pehuajó, dejando cuatro marcas en la red.

Roberto F. Rodríguez.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DEPORTES

Trote: se disputó la primera Copa “profesor Julio Rodríguez”

Publicado

el

Se desarrollaron 11 carreras el sábado y 14 el domingo.

Un fin de semana a puro trote, con reuniones los días sábado y domingo, se vivió en el hipódromo local. Hubo 11 carreras en la primera jornada y 14 en la segunda, oportunidad en la que se realizaron las finales.

Ambas reuniones, a pesar del viento y el frío, no registraron lluvias, contando con una gran asistencia de público, que dio marco a una verdadera fiesta del trote regional.

Nuestro colega, el periodista deportivo Miguel Monetta, trazó un balance muy positivo de lo ocurrido el fin de semana en el hipódromo local, con una muy buena respuesta de ejemplares de toda la región, en lo que fue la primera edición de la Copa Profesor Julio Rodríguez, iniciativa de la actual Comisión Directiva. Señaló que fueron 11 carreras el sábado y 14 el domingo, y las finales se fueron para machos a Lincoln y para hembras, a Trenque Lauquen.

Monetta apuntó, en una nota cedida a Radio Mágica, que la inscripción fue muy buena, y a pesar del clima desapacible, el público también respondió; además, se corrieron algunos clásicos y todo fue una fiesta.

Anunció que el próximo fin de semana se corre el nacional de hijo y la copa criadores de tres años en Hurlingham.

Seguir leyendo

DEPORTES

Pilotos locales ganaron en “El Fortín” de Henderson

Publicado

el

La 7º fecha contó con un parque automotor de más de 100 autos.

Con un parque automotor de 102 autos, las CRAS, corrieron la séptima fecha del calendario en el circuito “El Fortín” de Henderson donde hubo triunfos pehuajenses.

En el Turismo 2000, José Luis Di Benedetto ganó ambas finales. “Coco” fue el amplio dominador del fin de semana en la divisional.

En la primera de ellas, los pehuajenses Rodrigo Gutiérrez, Agustín Debórtoli y Leonel Vaquero se metieron entre los cinco. Luciano Corvalán, fue sexto, Pablo San Sebastián, José Del Pup y Julio Precopio entre los diez.

En la segunda, “Coco” fue escoltado por el bolivarense Torrontegui. Tercero fue el pehuajense Del Pup y cuarto Corvalán. San Sebastián, Debórtoli, Lasca y Precopio se metieron entre los diez.

En la Clase A 1.4, en la final A, fueron victorias del bolivarense Alán Torrontegui y en la segunda el tejedorense Andrés Pablo.

Entre los pehuajenses, en la primera final, fue tercero José Luis Di Benedetto, cuarto Nicolás Rossi y quinto Blas Martínez. El pasense Mauro Virgili fue sexto, noveno fue Matías Lamanna y décimo Matías Higueras.

En la segunda, el mejor representante local fue Javier Toledo al culminar en el segundo puesto. Cuarto Blas Martínez, quinto Nicolás Rossi, noveno Di Benedetto y décimo Matías Lamanna.

En la final B, el piloto de nuestra ciudad Mario Hazelhoff ganó ambas finales. Santiago Lamanna fue segundo, Mario Changazzo tercero y el pasense Ricardo Gróttoli cuarto. Biroccio séptimo, Oyhanarte octavo, Marcos Higueras noveno y Piñanelli décimo.

En la segunda, fue todo de pehuajense. A Hazelhoff lo escoltaron Lamanna, Piñanelli, Marcos Higueras, Villar y Changazzo. Octavo Ortiz y décimo Grottoli. Ocho pehuajenses entre los diez.

En Minicafeteras, la primera final quedó en manos del piloto de Huanguelén Luciano Maierhofer y la segunda por el deorense Cristian Alvárez.

En el Supercar, la primera final A quedó en manos del piloto de Ameghino Federico Corral y la segunda del hendersonense Juan Salaber. Ernesto Maggio fue cuarto en la primera y abandonó en la segunda.

En la B, fueron victorias del villeguense Jorge Beloscar y del piloto de Henderson Juan García.

Entre los pehuajenses, en la primera B, fue segundo Manuel Romero, sexto Alfredo De Faccio y octavo Marcos Martín de Mones Cazón.

En la segunda, cuarto finalizó De Faccio, sexto Martín, noveno González y décimo Romero

MINICAFETERAS

FINAL 1

1°) Luciano Maierhofer

2°) Iñaky Gurruchaga

3°) Tomas Grant

4°) Cristian Álvarez

5°) Román Roppel

FINAL 2

1°) Cristian Álvarez

2°) Tomas Grant

3°) Román Roppel

4°) Iñaky Gurruchaga

5°) Luciano Maierhofer

CLASE A 1.4

FINAL 1 A

1°) Alan Torrontegui

2°) Sebastián Baztarrica

3°) José Luis Di Benedetto

4°) Nicolás Rossi

5°) Blas Martínez

FINAL  1B

1°) Mario Hazelhoff

2°) Santiago Lamanna

3°) Mario Changazzo

4°) Ricardo Gróttoli

5°) Joaquín Rodríguez

FINAL 2 A

1°) Andrés Pablo

2°) Javier Toledo

3°) Alán Torrontegui

4°) Blas Martínez

5°) Nicolás Rossi

FINAL  2B

1°) Mario Hazelhoff

2°) Santiago Lamanna

3°) Cristian Pignanelli

4°) Marcos Higueras

5°) Alexis Villar

TURISMO 2000

FINAL 1

1°) José Luis DI Benedetto

2°) Marcelo Méndez

3°) Rodrigo Gutiérrez

4°) Agustín Debórtoli

5°) Leonel Vaquero

FINAL 2

1°) José Luis DI Benedetto

2°) Alan Torrontegui

3°) José Del Pup

4°) Luciano Corvalán

5°) Marcelo Méndez

SUPERCAR

FINAL 1 A

1°) Federico Corral

2°) José Arbas

3°) Ariel Managó

4°) Ernesto Maggio

5°) Sergio Nievas

FINAL  1B

1°) Jorge Beloscar

2°) Manuel Romero

3°) Juan Miguez

4°) Joaquín Martínez

5°) Juan García

FINAL 2 A

1°) Juan Salaber

2°) Luciano Bathis

3°) Fernando Biagioni

4°) Guillermo García

5°) Ariel Managó

FINAL  2B

1°) Juan García

2°) Jorge Beloscar

3°) Juan Míguez

4°) Alfredo De Faccio

5°) Joaquín Martínez

Fuente: Lanza la Bola Deportes.

Seguir leyendo

DEPORTES

Máximo Evans Weiss redondeó un buen fin de semana

Publicado

el

Finalizó 7º en la primera final. El domingo se vio relegado por un toque.

Máximo Evans Weiss redondeó un buen fin de semana en el circuito de Villicum, San Juan, dónde la Fórmula 3 Metropolitana disputó su séptima fecha y compartió la acción con el Turismo Carretera, en el marco de los festejos por su 85º Aniversario.

El piloto local se destacó en la primera final del sábado, ocupando el 7º lugar, tras una gran actuación. Pero el domingo, en la accidentada segunda final de la categoría, finalizó en el puesto 32º, luego de verse relegado por un toque en el inicio de la competencia, con lo que debió ingresar a boxes y perdió una vuelta.

CONTUNDENCIA ABSOLUTA

Enzo Torres dominó de principio a fin la primera final del fin de semana. Felipe Bernasconi y Tomás Pellandino lo escoltaron en el podio.

A pesar de los ingresos del auto de seguridad, la carrera fue emotiva y vibrante, pero con un solo dominador: Enzo Torres.

El piloto del Eprom Racing largó desde el lugar de privilegio y nada lo detuvo en su paso triunfal, consiguiendo su segundo éxito en 30 participaciones.

Felipe Bernasconi en un muy buen avance ocupó el segundo escalón del podio mientras que, tras una ardua lucha, finalizó tercero Tomás Pellandino, ambos pilotos del Satorra Competición. Los trofeos de los ocupantes del mismo fueron entregados por Mercedes Morach – Gerente Banca Minorista-, Adolfo Muchino – Gerente de Finanzas – y Lucas Gil – Área Marketing, integrantes del @bancosanjuan entidad main-sponsor del fin de semana deportivo.

Manuel Borgert fue otro de los que fue en ascenso para llegar 4. °, en tanto que Felipe Rey con el 5° lugar logró recortar buenos puntos en la tabla anual. Tomás Granzella llegó 6°, seguido de Máximo Evans Weiss, Ignacio Monti, Nazareno López y Juan Pablo Guiffrey, que tras el cambio de motor realizó una estupenda remontada para finalizar 10. ° y se mantiene en la cima del campeonato.

Destacada actuación había tenido Emiliano Puerto, que peleó arduamente por el podio en toda la final, pero en uno de los relanzamientos se le movió el auto y luego fue recargado con 10 segundos, por lo que “cayó” al 17. ° lugar, por delante de Federico Hermida, que también cambió motor y largó retrasado, sumando igualmente algunos puntos en la tabla anual.

BAUTISMO TRIUNFAL DE BERNARDELLI

El piloto del Eprom Racing logró su primera victoria en un fin de semana soñado para el equipo con base en Pérez, Santa Fé.

La segunda final del fin de semana se inició con los 42 protagonistas en la grilla de partida, con Tomas Pellandino y Enzo Torres – ganador de la final de ayer – en la primera fila. Picó en punta el piloto de Concepción del Uruguay seguida por el volante de Hurlingham, pero ya en la primera curva comenzaban las novedades, los toques producían un total de 4 ingresos del auto de seguridad, pero eso no empañó el espectáculo. Adelante Gino Bernardelli saltaba de la cuarta colocación a la punta y detrás de él peleaban por la posición de escolta Felipe Bernasconi con el poleman Pellandino. Se enredaban en distintas situaciones y quedaban al costado del camino protagonistas de lujo como “Toto” Torres, Felipe Rey, Franco Lucero, Simón Volpi, ´Naza´ López, entre otros.

El cuarto A.S. fue por una múltiple carambola entre Esteban Luna, “Chuck” y Mairú Herrera, lo que determinó que la última vuelta fue a velocidad plena, bandera a cuadros y primer triunfo de Gino Bernardelli en la categoría – en su carrera número 29 -, siendo escoltado por Tomás Pellandino y Felipe Bernasconi, ambos repitiendo el 2-3 de la primera final, pero en orden inverso. Completaron el top ten Francisco Luengo, Genaro Rasetto, Agustín Buralli, Alfredo Esterkin, Emiliano Puerto, Sofia Percara e Ian Pierantonelli.

Gran paso de la Fórmula 3 Metropolitana por Villicum acompañando al TC en la fiesta de los 85 años.

Seguir leyendo