domingo 14 de abril de 2024 - Edición Nº1553

Sociedad | 6 may 2022

Histórica recuperación y restitución de un busto de Evita en Madero


Después de 66 años, un busto de Eva Duarte de Perón será restituido a la Delegación Municipal de Francisco Madero luego de que fuera arrancado violentamente durante el Golpe de Estado de 1955. De esta manera la obra de arte estará nuevamente allí donde Pedro Barletta la atesoraba con orgullo en sus tiempos de jefe comunal, en el mismo lugar donde vecinos la recuerdan floreciente y en el que además un joven Oscar Duberti hizo de centinela en el velorio simbólico de Evita el 26 de julio de 1952, día que murió una de las mujeres más influyentes de la historia argentina. La ceremonia de restitución, encabezada por el intendente Pablo Javier Zurro y el Secretario de Municipios de la Nación, Avelino Zurro, se realizará este sábado 7 de mayo -aniversario del natalicio de Evita- a las 10:30 en el hall de la Delegación de la localidad, donde se espera un gran número de vecinos y vecinas. EL CONTEXTO Fue en septiembre de 1955 que la autodenominada “Revolución Libertadora” organizó y ejecutó una dictadura cívico-militar para derrocar al por entonces presidente electo constitucionalmente Juan Domingo Perón, avasallando por consiguiente todo orden social y político del país, y el partido de Pehuajó no escapó a ese sombrío régimen. De ahí en más, aquí y en cada rincón de nuestra tierra, el peronismo pasó a ser palabra prohibida. Como consecuencia de todo un ataque sistemático al movimiento peronista -que acarreó 18 años de proscripción- el maderense Pedro Barletta fue depuesto como delegado como parte de esa misma persecución política, y el busto de Evita se convirtió en una víctima más de la violencia que también sufrieran hombres y mujeres y, por ende, cualquier símbolo o estandarte que representara al peronismo. TIRADA POR UN CABALLO Los testimonios orales de la época concuerdan en que fue extraído por la fuerza del hall central de la delegación y que luego de atarlo a un caballo lo arrastraron por las calles del pueblo, en una clara e intimidatoria señal proveniente de una dictadura dispuesta a cualquier tipo de atropello civil e institucional. Mientras los peronistas eran hostigados y silenciados, fue un grupo de maderenses los que recuperaron el castigado busto de Evita. Según la versión más sólida, habría sido recogido por algunos vecinos que lo pusieron a salvo y resguardaron en el mutismo absoluto durante décadas. Los relatos indican que la familia Mattioli, que vivía frente a la plaza, lo levantó y cobijó, para que con el paso de los años quede en manos justamente de un hijo de esa familia, Oscar Mattioli, quien fuera comisario y que ya viviendo en la localidad de Pirovano (Bolívar), a inicios de los años ’90 sorprenda a Roberto Barletta concediéndole el hasta ese momento desaparecido busto. Roberto, que otra vez vuelve a escuchar lo acontecido de la boca de su padre, resuelve mantenerlo guardado hasta que hace tiempo atrás decide llevar la historia a las oficinas de Avelino Zurro, quien de inmediato puso en marcha la restauración del mismo para devolverlo al pueblo de Madero. De esta manera, el sábado, el busto de Evita volverá tras 66 años de destitución y ostracismo a donde resplandeció en el pasado, y eso es gracias a aquellos peronistas que cuidaron una reliquia que enaltece a una de las mujeres más importantes de la historia Argentina, Eva Duarte de Perón.
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias