jueves 18 de abril de 2024 - Edición Nº1557

Deportes | 18 mar 2024

DESTACADO DEPORTISTA Y DOCENTE

Emotivo y merecido reconocimiento a Jorge Guido Vitángeli

Referentes del Fútbol Senior le obsequiaron una placa por su notaria y extensa trayectoria en el deporte pehuajense.


La pasada tarde de sábado, no fue una más en el Nuevo Isidro Pujol del Club Atlético San Martín, dado que, en la oportunidad, y con motivo del inicio del campeonato de fútbol Senior versión 2024, que este año lleva su nombre, fue reconocido el profesor de Educación Física, Jorge Guido Vitángeli, por su notaria y extensa trayectoria en el deporte pehuajense.

Los referentes del fútbol Senior, antes del inicio de la competencia, hicieron entrega de una plaqueta recordatoria al destacado deportista y docente pehuajense, que la recibió junto a familiares y amigos.

Un emotivo y merecido reconocimiento a una de las figuras del fútbol local, con paso en las divisiones formativas del Racing Club de Avellaneda, que además de ser múltiple campeón con los equipos que jugó, integró varios años la selección de la Liga Pehuajense de Fútbol.

DESTACADO DEPORTISTA Y DOCENTE

Jorge Guido Vitángeli, nació en 1936 en nuestra ciudad y desde muy chico se sintió atrapado por el fútbol, comenzando a practicarlo oficialmente en las divisiones menores de Estudiantes Unidos, debido a lo que demostraba en la Escuela Normal donde cursaba estudios primarios y que no pasó desapercibido ante los avezados ojos de sus docentes de educación física.

Tras un tiempo con la casaca albinegra pasó a Defensores del Este siendo todavía un adolescente, y de allí, una vez concluidos los estudios secundarios, marchó hacia el Racing Club de Avellaneda, entidad donde alcanzó a ser integrante del equipo de la quinta división de 1954, año en el que, con un plantel racinguista, retornó a Pehuajó para disputar un encuentro amistoso ante un equipo local conformado por jugadores de Defensores del Este y KDT.

Su sueño era seguir en la Academia, pero en 1955 recibió un importante nombramiento para ocupar el cargo de director en un establecimiento educativo de la localidad de Mones Cazón y no lo dudó. Dejó el posible futuro en el fútbol profesional por un futuro de trabajo seguro en la educación y puso proa hacia nuestro distrito. El fútbol pehuajense agradecido.

Se reincorporó a Defensores del Este y en 1956 formó parte de una de las selecciones locales más recordadas, integrada por: Alfredo “Candombe” Martínez; Juan Carlos “Bocha” Pascual e Inocencio Bozán; Pedro Ridella, Alfredo Guagliarello y Juan Carlos Almirón; Ángel Pascual, Jorge Vitángeli, Jorge Polverini, Salvador Cicchini y Celso Patiés. Un equipo cuyo terceto central del quinteto ofensivo causaba una enorme sensación en cada partido, dado que se trataba de tres jóvenes de extraordinarias condiciones que deleitaban al público con su juego.

Luciendo la casaca azulgrana, consiguió el título de campeón durante cinco años consecutivos, entre 1955 y 1959, logro jamás igualado hasta la fecha en la liga local por equipo alguno. Siguió siendo hombre de selección y en los `60 pasó a Deportivo Argentino, entidad cuyos equipos que siempre era grandes protagonistas pero que nunca habían conseguido un título local desde el nacimiento de la Liga Pehuajense. La situación cambió y Vitángeli fue parte del equipo que consiguió el primer campeonato para la institución azul en 1966, lauro que logró repetir en 1972.

Volvió a Defensores del Este e integró el plantel que obtuvo el campeonato en 1975, lo que constituyó, a nivel personal, su octavo título en la Liga Pehuajense de Fútbol.

Durante muchos años de su fructífera carrera futbolística fue prácticamente un número puesto en el seleccionado local, tanto para disputar encuentros amistosos como para participar de campeonatos argentinos.

Entre 1956 y 1970, disputó un total de 57 partidos luciendo dicha casaca y llegó a marcar 30 goles, cifra que lo convirtió en el máximo goleador del combinado albiceleste en toda la historia de nuestra Liga.

Como futbolista, Vitángeli quedó en la historia grande, no solo por el número de campeonatos obtenidos y por la cantidad de goles convertidos, sino por la calidad de su juego refinado, con pases precisos y maniobras distinguidas pero eficaces, esas que lo llevaban a recurrir a la acrobacia de una chilena solo cuando era el recurso más eficiente en ese momento.

Algunos dicen que hasta pudo haber jugado de traje. Otros no están de acuerdo, y no porque discutan el afinado manejo del balón, ni el sentimiento que solía ponerle al trato con el esférico que hasta parecía buscarlo, ni mucho menos la fineza de sus desplazamientos o la sutileza de sus toques. No, nada de eso. Nadie osaría discutir su elegancia, pero él también era capaz de dejarla de lado y ponerse el overol cuando el equipo lo requería. De hecho, en 1956, llegó a jugar como “doble 5” en la selección, cuando esa posición no se conocía como tal.

Retirado de la práctica activa, continuó como profesor de educación física, tanto en educación primaria como secundaria, y era un placer ver cómo reaccionaba cuando le llegaba alguna pelota perdida. Parecía transformarse y su postura cambiaba al tomar contacto con el esférico demostrando una categoría que los años no pudieron llevarse. Porque Jorge Guido Vitángeli ha sido docente siempre. Y siempre se autoevaluó, rindiendo examen en cada partido para sí mismo. (Fragmento de la nota de archivo del periodista e historiador Roberto Rodríguez, publicada en el año 2019 en las páginas de Diario NOTICIAS).

POSTALES DE LA FECHA

KDT se trajo un valioso triunfo de Daireaux

Capitanes y árbitros en San Martín y Estudiantes. (Facebook)

Defensores posa para los fotógrafos. (Facebook)

La previa entre Maderense y Unión de Curarú. (Facebook)

Esperando su oportunidad entre los suplentes. (Facebook)

Saludos al término del partido entre IMC y Juventud. (Facebook)  

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias