martes 25 de junio de 2024 - Edición Nº1625

Deportes | 6 jun 2024

Fernando Belasteguín: "No quiero que cada torneo se convierta en la despedida de Bela"

El de Pehuajó charló con nuestros colegas de MARCA tras unas semanas intensas en las que fue homenajeado en Argentina. Encara ahora motivado los últimos seis meses de su carrera.


Fernando Belasteguín (Pehuajó, 1979) apura sus últimos torneos como jugador profesional de pádel tras 30 años de trayectoria. Aún le quedan muchos destinos del calendario de Premier Padel por tachar, pero el Boss sigue centrado, hasta su última bola, en mejorar para estar lo más cerca posible del triunfo.

Un Last Dance que está dando que hablar, más aún después del precioso homenaje que le brindaron en Mar del Plata, en Argentina, donde se pudo ver a un deportista roto por la emoción del que sabe que no volverá a su tierra con la pala en la mano. De esto, y de mucho más, habla en una charla distendida con MARCA.

PREGUNTA. ¿Cómo se encuentra después de lo ocurrido en estas últimas semanas, sobre todo en Mar del Plata?

RESPUESTA. Muy bien, tenía miedo por primera vez en mi carrera, los primeros meses, de perderme el torneo de Mar del Plata. Venía con una lesión en el codo, luego al empezar a entrenar con Tello me rompo el gemelo... tenía un 'cagazo' tremendo. Allí fue una semana en la que si, me hubieran dado una hoja en blanco, jamás la hubiese escrito así.

P. ¿Le han sobrepasado las emociones?

R. Superó con creces cualquier expectativa que pudiera tener. El día del partido ante Lijó y Diestro, con 4-4 en el tercero, empezaron a cantar una canción de fútbol que no me habían cantado nunca ["Vamos Bela, que ganamos, ponle huevos, que hoy ganamos"] y aquel podía ser el último partido. El jueves vino mi profesor que lleva cinco años con ELA, el viernes juego contra Agus y Arturo... buah, que mi último partido en Argentina fuese contra ellos dos es tremendo. Cuando vi el cuadro pensé que tenía que llegar a cuartos como fuese. Todavía no encuentro para describir la semana.

P. La foto del abrazo con Tapia y Coello pasará a la historia. ¿Qué sintió en aquel momento?

R. Fue como si estuviera abrazando a mis hijos. Fue lindo, espontáneo, pidieron que fuese dentro con ellos, me cedieron su lugar... Los dos han estado en mi casa, conozco a sus familias y es algo que recordaré toda la vida. Me tocó jugar mi primer torneo en el 95 contra Lasaigues y Gattiker, dos jugadores de los que he aprendido mucho, y el último contra Arturo y Agustín como números 1, que son dos personas que ayudarán a que el pádel siga creciendo.

P. Recuerdo que hablamos el pasado mes de diciembre y nos dijo que le costaba vislumbrar el final. ¿Empieza a ver ya la luz al final del túnel y ve que se acaba?

R. Te soy sincero, no. Estoy tan obsesionado con estar a la altura del compañero que tengo... no me permito pensar en otra cosa, y lo que viví en Argentina es en gran parte a Tello, que es un compañero top. Estoy preocupado por seguir mejorando para estar a su altura, y te lo juro, no me he puesto a pensar en que queda cada vez menos.

P. ¿Cómo ha sido esa conexión con Tello en estos últimos partidos en los que las emociones han estado a flor de piel? ¿Cómo actuó con usted?

R. Mira, ahora se habla de mí porque fue mi último torneo en mi país, pero él ha tenido un papel impresionante. Ha sabido llevar casi mejor él que yo todo lo que pasaba alrededor, siempre se mantuvo en calma, no le influyó en su juego y sacó una gran versión. Tuvo un nivel altísimo y no se metió en todo el espectáculo que se formó alrededor e insisto, gracias a él pude vivir la semana que viví. Si no, se me hubiera hecho muy difícil llegar a unos cuartos de final, y por eso estoy tan centrado en ponerme a su altura.

P. ¿Por qué eligió a Tello como compañero?

R. Fue mi primera opción. Sabía que él con Álex no venía bien y a mí pasarme al drive no me costaba con un rol más de acompañante que de líder a estas alturas de mi carrera. Creo que es lo correcto, haré lo que tenga que hacer dentro de mis posibilidades, y para ser competitivo a día de hoy necesito a alguien que no solo cubra pista, sino que tenga un gran poder de decisión, y el Gato cumple todas ellas.

P. ¿Qué pasó con Lucho Capra? ¿Por qué no funcionó aquello?

R. Fueron muchas cosas. Tengo una autoexigencia enorme conmigo mismo y no hice una buena pretemporada, entrené poco pádel, venía arrastrando dolor en el codo... Eso y el despliegue físico que me demandaba jugar en la izquierda me lastraron. No rendí, jugamos tres torneos y lo hice muy mal. Entre eso y las expectativas que él tenía de mí... pues tampoco sacó la versión que se le ha visto en torneos posteriores. A pesar de ser diestro y zurdo teníamos características parecidas pero los puntos se nos hacían muy largos, apenas definíamos... y de ahí me di cuenta del paso al drive.

P. ¿Cómo se siente en la derecha? ¿Quedan algunas buenas sensaciones de aquella etapa con Tapia?

R. Ahora es diferente porque sé que es mi posición fija. Con Agus arranqué ahí, luego cambiamos algunas veces porque yo estaba mejor físicamente y él podía también jugar en ambos lados... El Gato claramente es jugador de revés y ahora todo pasa por una concepción distinta.

P. ¿Qué objetivos vislumbra para la pareja? ¿Algún mínimo de rondas donde vea a Tello-Bela?

R. Somos una pareja que tenemos que estar, mínimo, en cuartos. Y ya ahí pelearle a cualquiera de las cuatro primeras.

P. ¿Echa de menos ganar?

R. Sí, claro. Lo hemos hablado varias veces. Nadie se cansa de ganar, es la mentira más grande que hay, de eso no te cansas nunca, te lo aseguro. De perder sí, y me duele igual hoy que 10 años atrás, aunque en las últimas temporadas ha sido más habitual. No me acostumbro a perder, y los que hemos tenido suerte de ser campeones alguna vez... es una sensación única que quieres tener siempre, pero es difícil.

P. Hasta la fecha lleva 230 torneos... y la semana que viene es Burdeos (torneo P2), donde parten como pareja 1 Tello y usted. ¿Sueña con el 231?

R. A ver, si no están los mejores... a mí me gustaría ganar estando los mejores.

P. Bueno, pero entiendo que si ganan tampoco le hará ascos...

R.  ¡No! Para nada. De hecho, creo que jugando con Arturo partimos como cabeza de serie número 1 en un torneo... y pensé "uf, cuánto hace que no empezamos ahí". Ahora al de Burdeos le haré una fotito para guardármelo de recuerdo, pero le pondré un asterisco porque las cuatro mejores duplas no estarán.

P. ¿Cómo van las molestias físicas? ¿Sigue jugando con dolor?

R. Mira, ya pasó Argentina y el torneo de Mar del Plata y me saqué una mochila de la espalda. Al tema del codo le he encontrado la vuelta y desde hace un tiempo vengo tomándome un antinflamatorio antes de los partidos y no me duele nada, yo que nunca jamás me había tomado algo así. Me dijo el médico de empezar a ver qué tal, y estoy bien físicamente. Ahora además después de este torneo que te he dicho voy a estar mucho más suelto, jugué partidos largos... Ahora que me echen lo que me echen, correré hasta que el cuerpo aguante.

P. ¿Ha trabajado mucho la parte mental para esta temporada? No sé si estos momentos como el vivido en Argentina puede afectarle sobre la pista a su rendimiento e incluso en el plano físico.

R. Desde que inicié la pretemporada fue la primera vez en mi carrera que me traicioné a mí mismo, fui con el freno de mano echado porque tenía terror de no poder jugar en Argentina. Y esa tensión afectó, claro, de hecho la primera vez que Tello vino a entrenar a Barcelona me rompí el gemelo. El cuerpo después de tanto tiempo tenso, se relaja y te rompes. Cuando aterricé en Buenos Aires y pude festejar mi cumpleaños en Pehuajó después de 20 años... buah, me saqué una tensión muy grande de encima, fui a entrenar con más soltura y ahora estoy muy tranquilo.

P. No sé si tiene otra fecha/torneo entre ceja y ceja ahora ante la que pudiese volver a echar el freno de mano...

R. No, no, qué va. Ahora solo me centro en mejorar, estoy súper suelto tras la semana de Mar del Plata, algo que no imaginé nunca. Aspiro a estar en estancias finales y ojalá llegar a otro objetivo que es ser parte de la selección para estar en el Mundial de Doha en cuatro meses.

P. ¿Se ve con posibilidades de ir convocado?

R. Sí, me veo competitivo, y más aún con el compañero que tengo. Al menos para que los capitanes me tengan en cuenta. Ellos decidirán, claro, pero creo que voy a ir jugando un poquito mejor.

P. ¿Cómo ha vivido su familia todo lo sucedido en Mar del Plata y cómo están viviendo su último año?

R. Mira, mi hijo Fede cuando salió la fecha de Mar del Plata me dijo que quería venirse conmigo. Le dije que, si andaba bien en el colegio, se venía, y voló unos días antes, le recogieron mis padres y estuvo conmigo en mi cumple en Pehuajó. Le vi muy contento y más allá de su timidez lo estaba por dentro, e incluso me mandó un mensaje diciéndome que estaba muy feliz de verme feliz a mí. Mis hijas y mi señora se quedaron en Barcelona, y mi mujer el día después del partido de octavos que ganamos a Barahona y Zapata, que se lo dediqué a mi profesor, fue la primera vez en 20 años que me mandó un mensaje muy lindo diciéndome que estaba muy orgullosa del ejemplo de lucha diaria que daba a nuestros hijos. En general, todos muy contentos de lo que me pasó en mi país.

P. ¿Cómo lleva el tema de los homenajes en cada sitio al que va ahora? Entiendo que es lógico al ser su último año, pero no sé si le abruma un poco.

R. Desde Premier ha habido una gran predisposición para que en cada campeonato haya una distinción/homenaje. Yo les comenté en Doha que este año me siento jugador, y sí es verdad que, en Argentina, Madrid y Barcelona, los lugares en los que he vivido, si quieren tener un detalle conmigo, yo encantado. Muchos organizadores de otros países me han comentado que quieren hacer algo especial conmigo, pero yo quiero seguir compitiendo en cada campeonato y le daré las gracias a todos los que quieran tener un detalle conmigo. Tampoco quiero que cada torneo sea la despedida de Bela de cada sitio. Quiero jugar, hacerlo lo mejor posible y aprovechar el gran compañero que tengo a mi lado.

P. Incluso el contenido de las entrevistas, como ésta misma, ya va todo orientado a su adiós cuando todavía sigue jugando. Casi como si fuese ya el mes de diciembre.

R.  ¡Son mirando a futuro porque no me puedes decir nada si gano un torneo porque no gano uno desde noviembre de 2022, por eso hablamos de otra cosa!  (risas).

P. Igual es la última que hace en MARCA como jugador profesional, eso también tiene su parte bonita.

R. ¡Nunca se sabe! Pero desde luego que hoy hay que hablar de otras cosas porque hace casi dos años que no gano un torneo (risas).

P. Para terminar. ¿Cómo valora lo que llevamos de curso en Premier Padel? Lo bueno y lo menos bueno.

R. Yo me exijo a mí y también le exijo a Premier, y ellos tienen que mejorar cosas. Está consolidado como circuito con los mejores del mundo, pero hay varias cosas a cambiar. En cada torneo ha pasado alguna cosa, puede ser fruto de la inexperiencia o circunstancias extraordinarias que pueden pasar donde sea como sucedió con la intoxicación en Venezuela. Con el tiempo se irán ordenando muchas cosas, con épocas del año en las que tendremos que ir a determinados sitios... En definitiva, le daría tiempo a Premier Padel, pero le seguiría exigiendo, porque si tienes a los mejores jugadores del mundo, tienes que ser el mejor circuito del mundo, y hay que ponerse a trabajar para que así sea.

P. ¿Han firmado ya el nuevo contrato? ¿Cómo está ese tema?

R.  Seguimos jugando con el contrato que nos obliga a jugar los majors y los P1, pero este año estamos yendo a jugar los P2 porque para el ránking te cuentan 22 torneos. El contrato nuevo, a día de hoy, nos tenemos que volver a sentar todas las partes y poner en orden cosas para que empiece a funcionar bien la maquinaria. Después, que los de la Junta que están ahora se sienten con el circuito para darle forma al nuevo contrato para que las tres partes -jugadores, circuito y organizadores- estemos de acuerdo.

Fuente. Diario MARCA.

 

FOTO

El abrazo en Mar del Plata que pasará a la historia. (Archivo)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias